¿EL DINERO DE LA ONU TERMINO LAVANDO NARCODOLARES EN EL PERU?

Por José Calderón
Periodista

Del escándalo peruano en Alemania que propalaron la DWR y el prestigioso semanario de Hamburgo, Die Zeit

Para los alemanes la buena fe no tiene precio y la ruptura de esta puede enfurecerlos, y esto es lo que ha motivado la llegada al Perú de sus más prestigiosos medios para averiguar si el alemán Hans Jochen Wiese, exfuncionario de la ONU, facilitó dinero de esta institución -de los bolsillos germanos- para terminar lavando dinero sucio, nada menos que en valles narcotraficantes.

MANIFIESTO ha puesto atención al contenido de estas publicaciones que, como ya es costumbre en Perú, suelen pasar desapercibidas en el ambiente local, no obstante ocasionan un desprestigio enorme al país.

“Bajo las palmeras sembradas por la ONU, nuevos campos con cultivo de coca se están expandiendo. ¿Serán acaso que las asociaciones creadas por los Programas de Desarrollo Alternativo se tratan de otra cubierta para el negocio de la coca? ¿Qué irregularidades y negocios ilegales se están en realidad plantando aquí?” se preguntan los periodistas Wilfried Huismann y Barbara Schmitz, en un documental de Wilfried Huismannla para la WDR (Westdeutscher Rundfunk o “Radiodifusora del Oeste Alemán”) que ha generado una explosión de indignación entre los contribuyentes alemanes.

Presentación de documental alemán donde programas de la ONU en desarrollo alternativo son bastante cuestionados

“¿El dinero de nuestros impuestos se va a la mafia de la droga? Un empleado de la ONU bajo sospecha”. Steuergelder für die Kokain-Mafia? UNO Mitarbeiter unter Verdacht es el titular del documental (ver http://www1.wdr.de/fernsehen/die-story/sendungen/steuergelder-duer-die-kokain-mafia-100.html).

El documental ha sido presentado el pasado 7 de septiembre pasado en la televisión pública de Renania del Norte-Westfalia, unas de las zonas más ricas de Alemania, donde la crisis de los refugiados y los atentados terroristas de miembros del Estado Islámico (ISIS siglas en inglés) han roto la confianza y la buena fe de sus ciudadanos a los extranjeros.

En este se presenta a Wiese, exfuncionario de Naciones Unidas en Perú, como un personaje muy controvertido que se jacta de ser el artífice de que 25,000 agricultores abandonaron el cultivo de coca mediante los programas de la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC), del cual él era especialista en desarrollo alternativo con casi US $ 100 millones invertidos, dinero en gran parte proveniente de los contribuyentes alemanes.

Alemán Hans Jochem Wiese, el protagonista de la historia

Parte del dinero sirvió para abrir plantas de producción de aceite de palma en Tocache, San Martín y Aguaytia, Ucayali. Las plantas procesan el producto de las siembras de palma aceitera cultivadas por 25 mil agricultores que decidieron abandonar los cultivos de coca.

Pero la cosa comienza a ponerse sospechosa por un detalle. Dicha planta es dirigida por Arturo Hoyos. Con dientes de oro y diamantes, como lo describen, les relata que la planta es la más rentable del mundo, compra hasta 50 kilogramos diario de biomasa a los campesinos y que fue lugarteniente en Tocache del capo de la droga colombiana, Pablo Escobar, a quien él se encargaba de hacer envíos de 500 kilos diarios de cocaína a Colombia.

Pero no parece consciente de lo grave de sus palabras y prosigue con que las ganancias anuales de la empresa OLPESA llegan al 128 por ciento anual. Asombroso.

“El rey en Cocalandia”, es el título del artículo publicado en Alemania 

OLPESA cada año entrega a sus accionistas un dividendo de alrededor de 100 por ciento del depósito invertido, aseguró Hoyos.

Ante la gravedad de esto el prestigioso periódico Die Zeit, de Hamburgo (Alemania), envió al Perú al periodista Felix Rohrbeck, quien escribió el mes de setiembre de 2016 el artículo “König im Kokaland” o “El rey en Cocalandia”, refiriéndose a Jochen Wiese y donde hacen aún más famoso a Hoyos.

El periodista describe así a Wiese: “un poco distinto a lo que uno pude imaginarse de un funcionario de la ONU. Entrado en años aventureros, camisa beige, canas, evidentemente alemán, con una cabeza por encima del resto de peruanos, la nariz un poco curvada hacia abajo pero en punta y con cierta fatiga en la mirada. Pero destaca cierta manía de mojar los labios con su lengua como un reptil al acecho de un insecto”. Estudiante de Sociología en Alemania, amante de lecturas del filósofo comunista, Herbert Marcuse, actor de extras, y que descubre Latinoamérica cuando va por un postgrado a México.

Se pregunta ¿Cómo así Wiese, hombre de la ONU, experto en drogas, logró tremendo éxito empresarial mientras ha fracasado en Perú la lucha contra las drogas y sigue siendo, con Colombia, el mayor eje productor de cocaína en el mundo?

Plantación de palma aceitera en los valles amazónicos del Perú 

Hoyos justifica diciendo que “a diferencia de las otras fábricas de aceite de palma, tenemos tres líneas de producción, que la producción de aceite de palma, aceite de almendra de palma y también de la alimentación de residuos esta diversificación provoca una alta rentabilidad ”

Por su parte, Wiese no parece muy preocupado por el documental de DWR y le responde, a través de Die Zeit, que no es importante la versión que crea el periodista.

Pero eso sí, recuerda que llegó a la zona en los años 80 cuando el territorio era controlado por el Movimiento Revolucionario Túpac Amaru (MRTA).

A la pregunta de por qué se mantuvo en un lugar tan peligroso, respondió que no era de los que empacan maletas cuando las cosas se ponen difíciles.

Señor Wiese -pregunta Die Zeit- ¿Es posible que los rendimientos milagrosos de la fábrica de aceite de palma se originan en realidad a través de las drogas ilícitas?

“Por supuesto que no”.

¿Por qué estás tan seguro?

“Estoy muy seguro”.

Wiese admite que su esposa ha comprado acciones por US$ 6000 en la fábrica milagrosa, lo que es una violación de las normas de la ONU, y añade que si él sabía cuánto dinero producía la fábrica hubieran invertido más.

Die Zeit viajó a Aguaytía, a unos 250 kilómetros al sur de Tocache, donde visita al agricultor Victor Barral. Este es presidente de la cooperativa de agricultores locales. Al igual que en Tocache, los excocaleros ahora proveen a otra procesadora de aceite de palma patrocinado por la ONU.

Para Barral existe una especie de ONU-mafia.

Victor Barral, agricultor de Aguaytía que afirma que existe una “ONU-mafia”

Acusó a “el hombre” de la ONU, Alfredo Rivera, de comprar a nombre de la cooperativa las 60 hectáreas donde se encuentra la planta procesadora pero que, en realidad, pertenece una sociedad denominada De Palma SAC, cuyo 50 por ciento está a manos del mismo Rivera.

Para Barral, los funcionarios de la ONU se enriquecieron personalmente cree que uno de los grandes beneficiados sería Wiese. El diario Die Zeit ha recibido la información de que los sembríos de coca existen, a pesar de las palmeras de palma aceitera.

Contacta con un agricultor en Aguaytía. Este pide estar en el anonimato. Ambos se internan en la selva densa y pantanosa. Avanzan en una pick-up. En la parte posterior van barriles de plástico grandes, custodiados por dos hombres con barba. El agricultor dice que en los barriles había ácido sulfúrico.

Se bajan y a unos pocos cientos de metros localizan un cráter en el suelo. Una poza maceradora de coca.

En Alemania denuncian que cultivos de coca coexisten con las plantaciones de productos alternativos

Atravesando un río que les llega hasta la rodilla, toman un sendero. De repente, aparece un campo de pequeñas palmas de aceite pero junto a estas esbeltos troncos una maleza verde y brillante. Es coca-coca, bajo las palmas de las Naciones Unidas.

Las acciones de la ONU deben ayudar a los agricultores a pasar gradualmente de sus cultivos ilegales a legales, pero eso lleva a la “posible situación de una gestión mixta donde crecen juntos ambos”.

A pedir una opinión de un funcionario de la Dirección Regional de Agricultura, Pablo Ramírez Mori, este responde -con voz baja y cuidando sus palabras- que los cultivos alternativos no funcionan.

Sobre el programa de la ONU, le explica que “no hay una alternativa real a la consigna de erradicar la coca.

Sede del semanario Die Zeit, que publicó esta denuncia en Europa en setiembre pasado y que MANIFIESTO pone en conocimiento del país

Volando sobre el valle del Huallaga, Die Zeit divisa manchas verdes y brillantes en la oscuridad del bosque: son plantaciones de coca. Si bien es cierto se divisan miles de hectáreas de palma aceitera en las laderas de las montañas, todo lo que hay es coca.

Un informe evaluativo del trabajo de la ONU contra las drogas a partir de 2010 indica que los proyectos de Wiese “erradicaron en la provincia de Tocache la enorme superficie de 19,000 hectáreas de coca”.

Pero también -al final del informe- señala que “probablemente no se ha reducido la superficie dedicada al cultivo de la coca en la provincia de Tocache”. A menos coca, el precio subía de precio… esto devolvía el incentivo para sembrar coca.

Primera página del revelador reportaje alemán que hoy MANIFIESTO da a conocer en el Perú

EN LA SEGUNDA PARTE: UN PIRATA DE MALASIA QUIERE 100 MIL HECTÁREAS DE PALMA Y FUE VISTO CON WIESE. EN ALEMANIA DICEN, “¿DINERO DE NUSTROS BOLSILLOS CONTRIBUYEN CON DESTROZAR BOSQUES AMAZONICOS?”

Artículos relacionados

1 thought on “¿EL DINERO DE LA ONU TERMINO LAVANDO NARCODOLARES EN EL PERU?”

  1. Incluso el estado Peruano ha intervenido con créditos los mismos que aún continuan en las zonas cocaleras como son Caballococha, Monzón ,Vraem, aguaytía,Tocache, Mazamarí

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Close