NO NOS HACE TROLLS

Por Elvis Occ
Columnista

El troll es una criatura de la mitología Nórdica. Se supone que en su mayoría suelen ser de reducida estatura, aspecto desagradable, estúpidos, avaros, orgullosos, envidiosos y hasta ingenuos en veces. También hay trolls gigantes pero son los menos, la mayoría se distinguen por ser tamaño duende. Inspirados en tales personajes es que se tipifica de trolls a ciertos usuarios de las redes sociales.

Según la escritora estadounidense Lindy West, Troll es alguien que trollea como una forma de abuso por recreación -por lo general en el anonimato- con la intención de hacerle perder el tiempo al sujeto, sacarlo de sus casillas, frustrarlo o asustarlo para callarlo.

Si nos ceñimos a la definición mitológica y la de Lindy West pues muchos de nosotros no somos trolls como el Ministro del Interior teoriza. Que no estemos de acuerdo con algunas políticas del estado y lo denunciemos en las redes sociales no nos hace trolls, nos hace peruanos comprometidos con la salud funcional del país. Que Rosa María Palacios nos bloquee en Twitter porque no le damos el amen a cada frase o párrafo de sus escritos impregnados de una imparcialidad algo ortodoxa, no nos hace trolls.

Que blogueritos peseteros despotriquen contra nosotros entre sorbitos de pulpin y sueños de empleo con el estado, no nos hace trolls. Que alguna barata copia andrógena de Jaime Bayli como Curwen nos acuse de decirle trinchudo mal hecho, no nos hace trolls. Es una descripción sin el glamour que él quisiera pero apegada a la verdad. Que alguno de nosotros, en el fragor de la argumentación, confunda a Luis Davelouis con Manuelcha Prado, no nos hace trolls. En todo caso, el talentoso Manuelcha ni se dio por enterado.

El “trinchudo mal hecho”, según nuestro columnista

Que identifiquemos conductas y actitudes de una frivolidad indolente en algunos funcionarios que están donde están para servir y lo expongamos, no nos hace trolls. Que desenmascaremos a los mentirosos, doble cara y odiadores que pululan las redes sociales, así sea una eminencia en algún campo de la actividad humana, no nos hace trolls. Que hayamos exigido, con una constancia digna de premio, la investigación del rol que tuvo Grana y Montero en el escándalo Odebrecht, no nos hace trolls.

Que exigiéramos al Ministro de Educación la remoción de toda literatura que promueva la Ideología de Género del currículo escolar no nos hace trolls. Que denunciemos la sospechosa construcción del Aeropuerto de Chinchero donde prácticamente el gobierno construye para que Kuntur Wasi lo administre por centavos, no nos hace trolls. Que los medios destaquen la protesta de cuatro gatos besándose frente a la Catedral de Lima, pero minimice la marcha de más de un millón por las calles de Lima y lo cuestionemos, no nos hace trolls.

Que exijamos la pronta captura y deportación de Alejandro Toledo a Perú, no nos hace trolls. Que pidamos se haga público el Informe Kroll, no nos hace Trolls. Que expongamos a los periodistas mermeleros y pre-pagos no nos hace trolls. Que la PCM tenga su ejército de trolls y nosotros los detectemos en one, no nos hace trolls. Que insistamos con una declaración de emergencia nacional a causa de los huaycos y lluvias que han incomunicado buena parte del país y afectado miles de peruanos, no nos hace trolls.

¿Indignados ciudadanos que piensan lo mismo o trolls de la PCM?

Que los Comandos de Aniquilamiento solo hayan existido en la imaginación de Basombrío o haya sido su estrategia de ablandamiento contra los jefes de la Policía y lo denunciemos no nos hace trolls. Que denunciemos que el Ministro del Interior desate una cacería de brujas contra la oposición en las redes sociales, so pretexto de limpiar de trolls que incitan a la violencia, no nos hace trolls. Que señalemos que Inteligencia no identifique, ubique y detenga a los responsables de cuentas senderistas y emerretistas declarados en las redes sociales no nos hace trolls.

Que PPK haya prometido no apoyar la investigación y posterior juzgamiento de Ollanta Humala y Nadine Heredia por actos de corrupción y lo expongamos, no nos hace trolls. Que se caigan 160 puentes y digan que es a causa del temporal, pero cuando se cae una en Lima culpen a Luis Castañeda por eso y critiquemos la falta de objetividad de un sector de la prensa, no nos hace trolls.

Que el presidente del Perú diga en CNN que no declara emergencia nacional porque sería abrir las puertas a la corrupción, cuando el ignoro SNIP para abrirle los portones a la corrupta Odebrecht, y se lo recordemos, no nos hace trolls. Que denunciemos la entrega del decano El Comercio a la causa homosexual, abortista y de ideología de género por parte de Nandito, no nos hace trolls.

Que no apoyemos el desperdicio de miles de millones de dólares de todos los contribuyentes en una cafetera como la Refinería de Talara o en una frivolidad como los Juegos Panamericanos 2019, no nos hace trolls. Que denunciemos el desvío de personal y presupuesto para acosar a la oposición en las redes sociales en vez de combatir a la delincuencia en las calles, no nos hace trolls. 

Juegos Panamericanos, un dilema difícil para PPK

Que externemos nuestra incredulidad ante la pretensión de un país como el nuestro de pertenecer a la OCDE cuando no puede ni auxiliar a la inundada Huarmey, ¡aquisito no más! No nos hace trolls. Amar este pedacito del mundo que Dios quiso fuera nuestra patria y abogar por él, aunque nos acusen de trolls.

¡Si pues! No nos hace trolls, señor Basombrio. No criminalice nuestras críticas o protestas en las redes sociales, no es democrático y no nos hace trolls.

Artículos relacionados

5 thoughts on “NO NOS HACE TROLLS”

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Close