EL FOTÓGRAFO DE EUFROSINA

Por César Alfredo Vignolo
Periodista

Quien tiene cargo público no está exceptuado de ser objeto del legítimo derecho a la información y de crítica de parte de la prensa, si con su conducta pone en riesgo o desprestigia sus deberes de función.

El fotógrafo de la viceministra, Bruno Renzo Torres, tuvo que renunciar al ministerio de Agricultura y Riego del Perú al utilizar bienes del Estado, como el vehículo oficial, así como de no concurrir a laborar en sus horas de trabajo.

Ese sólo hecho viola la Ley del Código de Ética de la Función Pública (Ley No. 27815) que en su numeral 4.1 señala “A los efectos del presente Código se considera como servidor público a todo funcionario, servidor o empleado de las entidades de la Administración Pública, en cualquiera de los niveles jerárquicos sea éste nombrado, contratado, designado, de confianza o electo que desempeñe actividades o funciones en nombre o al servicio del Estado”.

El servidor público está prohibido, según el Art. 8, inc. 1 a “Mantener relaciones o de aceptar situaciones en cuyo contexto sus intereses personales, laborales, económicos o financieros pudieran estar en conflicto con el cumplimento de los deberes y funciones a su cargo”.

El inc. 2, se refiere a “Obtener o procurar beneficios o ventajas indebidas, para sí o para otros, mediante el uso de su cargo, autoridad, influencia o apariencia de influencia”.

El Art. 2 de la Constitución Política del Perú contempla que “Toda persona tiene derecho:” inc. 4. “A las libertades de información, opinión, expresión y difusión del pensamiento mediante la palabra oral o escrita o la imagen, por cualquier medio de comunicación social, sin previa autorización ni censura ni impedimento algunos, bajo las responsabilidades de ley”.

Fotógrafo Bruno Renzo Torres envía papel arrugado con el fin de que la prensa ya no siga hablando de él. 

Por lo tanto un retazo de papel de la Fiscalía no va a recortar mis derechos constitucionales, ni prohibir a opinar libremente.

Todo esto a mérito de su mensaje cursado vía inbox que literalmente dice: “no se si te llegue este mensaje, buenas tardes, con todo respeto te pido no publicar cosas sobre mi y sacar las publicaciones ofensivas. adjunto el documento de la Fiscalía que muestra que publicar esas fotos mías no es legal, entiendo tu molestia pero no tienes derecho a publicar fotos mias que ya las habia retirado toda la prensa a la que tuve alcance vía carta notarial y adjuntando este documento completo espero que ese documento baste para quedar en buenos terminos. muchas gracias”.

El documento a que hace referencia nunca llegó, en aras de la verdad sólo remitió un recorte arrugado y por ninguna parte señala lo expresado por la Fiscalía.

Artículos relacionados

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Close