SOBREPOBLACIÓN Y PLAN CONTRA EVOLUCIÓN Y DESARROLLO SOSTENIBLE

Por Luis Miguel Llanos

Resulta antipopular y de poca o nula acogida e interés, hablar sobre el control de natalidad, la descentralización, y la perpetuidad de nuestros recursos. Todos los anteriores aspectos son considerados ideologías totalitarias, religiones o sectas secretas y transnacionales, que obedecen al populismo.

Hemos llegado a un punto de emergencia y alerta en el cual es imperativo tomar conciencia y pensar realmente, ¿es necesario ejecutar una desprogramación masiva?

La sociedad vive confundida y ensimismada. El deseo antropológico de superación está compitiendo con los instintos primitivos del sistema nervioso.

¿Cómo exigir un accionar consciente basado en valores e integridad mientras que los medios de comunicación nos programan para reproducirnos por placer y no por selección genética? Charles Darwin nos habla de la evolución según el hábitat, pero lo que estamos viendo ahora es una degeneración, decadencia y destrucción de todo tipo de valor moral y doctrinas.

Para el populismo, el fin justifica los medios. Esto genera la carencia de estrategias coherentes en el crecimiento poblacional que sufrimos inconscientemente y un futuro imprevisto con el objetivo socioeconómico y mental de la pobreza, paralelamente a la nulidad de proyectos y sistemas ecosostenibles.

Mientras vas leyendo mi columna han nacido ya mil niños en el mundo. Así lo dicen los demógrafos.

Técnicas como el neuromarketing y la neurociencia están siendo aplicadas para producir más consumidores sin moral ni voluntad propia. Todos los mensajes apuntan a la reproducción incontrolada, a la proliferación de enfermedades mentales y a la dependencia de drogas desde el tabaco, pasando por el alcohol y marihuana, hasta las químicas y sintéticas.

Nosotros conocemos bien de selección genética a nivel endocrino y químico, pero toda esta tecnología está pensada específicamente para ganar dinero, no para prevenir sino para reaccionar ante la enfermedad, no para mejorar la sociedad, la especie sino para la productividad de las industrias.

Nos han convertido en granjas multiplicadoras de consumidores. Nos han convertido en la sociedad perfecta para beneficio y favorecer a estas empresas adictas al poder y al dinero.

Desprogramarnos es el primer paso para poder generar una nueva sociedad, es hacerle caso a lo mejor de la genética y crear siempre mejores humanos tanto fisiológica como psicológicamente.

Debemos vivir conscientemente. Nuestro peor error como país, como sociedad e individuos es la falta de planificación. Sin planes no tenemos objetivos sólidos a largo plazo, no hay control de natalidad, no hay prevención de desastres, no hay un consumo inteligente de recursos renovables. Por ende, no hay futuro.

Con las últimas catástrofes producidas en el país, conocimos de histeria colectiva y el pánico de quedarnos sin agua por algunos días. Irónicamente en países desarrollados, el agua es una bendición. En el Perú desgobernado, el agua es una maldición.

Artículos relacionados

2 thoughts on “SOBREPOBLACIÓN Y PLAN CONTRA EVOLUCIÓN Y DESARROLLO SOSTENIBLE”

  1. Muy cierto, el nivel de consumo es alarmante, hay perdida de valores, familias divididas y es que el marketing tiene al mundo mudo y sordo

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

también puedes ver

Close
Close