A 25 AÑOS DE UNA AFRENTA CONSTITUCIONAL

Por César Alfredo Vignolo
Periodista

Este 5 de abril se conmemoran 25 años de la afrenta que provocó Alberto Fujimori con el apoyo de la cúpula militar, arrasando la constitucionalidad, disolviendo el Congreso tras 163 años de existencia -el primero de setiembre de 1829 se realizó la primera sesión del Senado de la República, presidida por Andrés Reyes- intervino el Poder Judicial, el Ministerio Público, el Tribunal Constitucional y la Contraloría General.

Con el golpe cívico-militar se autodenominaron Gobierno de Emergencia y Reconstrucción Nacional, el cual convocó a una Asamblea Constituyente, llamado Congreso Constituyente Democrático (CCD), unicameral, presidido Jaime Yoshiyama T., el cual elaboró la nueva Constitución Política -para perpetuarse en el poder- sometida a un referéndum amañado y que fue promulgada el 31 de octubre de 1993.

Ello significó el quiebre del sistema democrático que regía en el Perú desde que el Arq. Fernando Belaunde Terry asumiera tras elecciones libres e independientes los destinos del Perú el 28 de julio de 1980; y marcó el carácter inconstitucional y autoritario del régimen de Fujimori.

Increíblemente el golpe fue aprobado por el 80 % de la población según las encuestas, que admitieron la acción del “japonés” el cual como consecuencia de esta audacia volvía a repuntar en su popularidad.

Alberto Fujimori y Mario Vargas Llosa en la campaña electoral de 1990

Hasta antes de lograr la presidencia Fujimori, la derecha estaba agrupada en el Frente Democrático (Fredemo) que incluía a Acción Popular (AP), al Partido Popular Cristiano (PPC) y al grupo Socialismo y Democracia (Sode). Mario Vargas Llosa, líder del Fredemo, centró su campaña en anunciar políticas de “shock” económico; la Izquierda Unida (IU) con Alfonso Barrantes Lingán quien ocupaba el primer lugar en las encuestas medio año antes de las elecciones se dividió. Y el APRA tuvo que enfrentar el desgaste de sus últimos años de gobierno.

En ese escenario apareció un desconocido Fujimori, ex-rector de la Universidad Nacional Agraria de La Molina; el cual se logró codear con pastores evangélicos que le hicieron una campaña proselitista puerta por puerta. A dos meses de las elecciones el “tsunami” Fujimori comenzó “in-crescendo” hasta lograr un segundo lugar con un 29.1 por ciento, el APRA alcanzó 22.5 por ciento, la Izquierda Unida 8.2 por ciento y Alfonso Barrantes 4.7 por ciento.

Con esa votación pasó a la segunda vuelta el “japonés” junto con Vargas Llosa que consiguió el 32.6 por ciento.

El grupo parlamentario oficialista Cambio 90 no tenía mayoría en las Cámaras de Diputados y Senadores, por lo que se vio obligado a negociar alianzas. El sistema de los partidos políticos enfrentaba una seria crisis. Empezando así desde el Gobierno de Fujimori una campaña de desprestigio contra los partidos tradicionales y el régimen político definido por la Constitución Política de 1979, sindicándolos como responsables del deterioro y la violencia política.

Fujimori firmó más de un centenar de decretos legislativos que iban mucho más allá de las facultades otorgadas por el Congreso de la República.

Soldados del Ejército custodiando las calles tras el “autogolpe”

El Poder Legislativo los derogó y esto provocó la irritación de Fujimori. En CADE de 1991 insinuó “Que si el Perú no requería un emperador o un gobierno de diez años que pusiera en orden las cosas”, clarinada de alerta que no fue tomada en cuenta. Días después refiriéndose a los diputados y senadores los trató de “lavadores de dinero”, lo que casi origina su destitución, por parte de los parlamentarios indignados con semejante improperio.

La Cámara de Diputados era presidida por Roberto Ramírez del Villar y el Senado por Felipe Osterling Parodi, personajes que enaltecieron el Parlamento Nacional y de allí para adelante vino la declive del prestigio del Congreso de la República, teniendo a una bataclana de congresista y demás individuos que han denigrado la solemnidad de lo que alguna vez fue Poder Legislativo.

Hoy paradoja del destino, Fujimori se encuentra encarcelado y Fuerza Popular (FP) el partido de Keiko Fujimori tiene mayoría parlamentaria.

Portada de La República, rememorada por nuestro columnista

No hay que olvidar el nefasto pasado que nos tocó vivir en un régimen donde los derechos humanos fueron violados y la libertad de prensa pisoteada.

Aquella nefasta noche de domingo las Fuerzas Armadas, comandadas por generales, irrumpieron armas en ristre en los medios de comunicación social, algunos periodistas eran secuestrados por miembros del ejército que recibían órdenes de agentes del Servicio de Inteligencia Nacional (SIN).

El diario “La República” de don Gustavo Mohme Llona publicó un histórico número al día siguiente con varias páginas en blanco, exponiendo la mordaza con la que Fujimori silenció a la prensa independiente.

Lo acontecido el 5 de abril fue un evento político innecesario para derrotar al terrorismo. Innecesario para sacar al país de la crisis económica. Ese mismo proceso pudo llevarse a cabo sin violencia y de manera democrática. El costo de la osadía de Fujimori fue muy alto.

Artículos relacionados

1 thought on “A 25 AÑOS DE UNA AFRENTA CONSTITUCIONAL”

  1. jajajajajaja…otro que se le acabo algún privilegio o prebenda …sigue ladrando que la mayoría que apoyo el golpe te deja sin piso… “La Cámara de Diputados era presidida por Roberto Ramírez del Villar y el Senado por Felipe Osterling Parodi, personajes que enaltecieron el Parlamento Nacional y de allí para adelante vino la declive del prestigio del Congreso de la República “..jajaja claro, Letts sacándose las medias y los rojos y apristas dando carpetazos son tu idea de enaltecer el parlamento …Das risa , das pena oye pobre y triste payaso , felizmente que tus estupideces las leen pocos…

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

también puedes ver

Close
Close