Opinión

RESPUESTA A KEIKO FUJIMORI SOBRE LA LIBERTAD DE PRENSA

por César Alfredo Vignolo
Presidente del Tribunal de Honor
Colegio de Periodistas del Perú

Keiko Fujimori se mostró a favor del proyecto de ley presentado por las congresistas de Fuerza Popular (FP) Úrsula Letona y Alejandra Aramayo que busca regular a los medios de comunicación social.

En un video difundido por Facebook señaló: “Ahora dicen que Fuerza Popular quiere una ley mordaza para la prensa. Falso. Este es un proyecto de ley que pretende erradicar a los corruptos de la prensa, no significa una ley mordaza, porque la libertad de prensa no está en peligro”.

Todo intento legislativo debe surgir de la fuente primigenia que es la Constitución. Y si esto es válido para todo asunto que se refiera a la comunidad social, tanto más lo es para el Derecho de Prensa. Lo que se manda a espaldas de los dispositivos constitucionales vigentes será impropio, lesivo, anticonstitucional, carente de verdadero valor jurídico y, por ende, de respeto, aunque muchas veces el periodista tenga que aceptar la obligación por la fuerza de ese “mandato” legal adverso, de origen bastardo.

“Si una ley es tan perversa que se opone a todos los intereses de la sociedad, pierde toda su autoridad y los hombres juzgan entonces según las ideas de Justicia Natural, que están de acuerdo con sus intereses”. En lo que concierne al ejercicio de la profesión periodística, su encausamiento legal requiere de una escrupulosa cautela.

Una imprudente y desafortunada medida o una disposición que se aleje de lo naturalmente necesario pueden constituir un peligroso boquete por el que se dé paso a un libertinaje inaceptable, impropio, o, en el otro caso, a una coacción igualmente inaceptable e impropia para la libre expresión.

La Constitución de la República garantiza a los individuos sus derechos, a condición de cumplir obligaciones expresas dentro de un ambiente de libertad con responsabilidad. Y en tal virtud reconoce la Libertad de Prensa. Y la ampara.

Recordemos cómo ha sido la relación del fujimorismo con la prensa, durante su gobierno apareció la prensa “chicha”, que albergó editoriales controladas por Vladimiro Montesinos, tales panfletos realizaron campañas de desprestigio en contra de sus opositores.

Los diarios “chicha” fueron elaborados por gente de escasos recursos, entre los nombres más excéntricos fueron Ajá, El Chino, El Popular, El Mañanero, Tío, El Chato, La Chuchi, La Yuca, El Men y demás bazofia.

La prensa “chicha” aprovechó el sensacionalismo de las noticias, sus portadas venían acompañadas con imágenes de modelos sugerentes y su sector de difusión fue en zonas con poca comprensión lectora o educación incompleta.

Con la caída del gobierno y fuga de Fujimori por los vladivideos en 2001 no desapareció del medio este tipo de prensa de carroña; en el 2002, Augusto Bresani fue el encargado de intermediar las campañas fujimoristas y la prensa “chicha”.

Como parte del juicio a Fujimori, la Procuraduría Anticorrupción publicó en el 2014 un informe mencionando que se invirtió 122 millones de soles para la difamación en contra de los opositores; el dinero era proveniente de los ingresos de las Fuerzas Armadas y se entregaba a los directores de las editoriales fujimontesistas.

A mediados del mismo año, el expresidente fue acusado por usar los diarios “chicha” con fines políticos en contra de sus adversarios, los encargados de publicar titulares en esos medios recibían grandes cantidades de dólares. En el 2015, el principal responsable fue sentenciado a 8 años de prisión por la manipulación de la prensa. En ese juicio también fue sentenciado Montesinos.

Tras el cierre del Congreso del 5 de abril por parte de Fujimori, las Fuerzas Armadas intervinieron las salas de redacción de los diarios en un intento por silenciar la verdad. Como protesta, la edición de “La República” salió impresa con páginas en blanco, graficando con los hechos la terrible mordaza que quería imponer ese régimen sobre la libertad de información.

Durante la madrugada del día siguiente al golpe, Gustavo Gorriti fue secuestrado y encerrado en una celda del Pentagonito. El amedrentamiento no era la única respuesta que dio el régimen a la libertad de expresión. En los “vladivideos” se observa cómo Montesinos compraba la línea editorial de Panamericana Televisión, América Televisión y Frecuencia Latina.

Otro método usado por Fujimori para acallar la libertad de prensa no fue impidiendo la venta de números, sino al contrario: comprando en masa los ejemplares para que la población no tenga acceso a estos. Este tipo de estrategias, sumadas a los llamados “diarios chicha”, buscaban impedir que la población se entere de la realidad nacional.

Si la censura y la compra de líneas editoriales era una forma de evitar que la población se informe, la creación de los llamados “diarios chicha” era por el contrario la manera perfecta de desinformar y distraer.

Tras la extradición de Fujimori se le siguió un proceso por este caso que concluyó con una sentencia de ocho años de pena privativa de la libertad, tres años de inhabilitación y el pago de tres millones de soles.

Pero lo que más daño hizo a la profesión de los periodistas fue la Ley No. 26937 (Ley Torres y Torres Lara).

Por lo tanto Keiko no está facultada moralmente de pretender darnos cátedra sobre Libertad de Prensa, lo que hizo su padre fue una ignominia que ella aceptó y permitió desde el momento que era Primera Dama y se paseaba muy oronda con su padre por los canales de televisión a los cuales habían comprado en cuanto a la línea editorial.

Artículos relacionados

6 thoughts on “RESPUESTA A KEIKO FUJIMORI SOBRE LA LIBERTAD DE PRENSA”

  1. CARAJO!! si vas a estar restregando todo lo que hizo su padre entonces que no haga nada.. que se eche a la cama a dormir, siguen viviendo estos periodistas babosos del pasado… ¿todo lo que haga o diga keiko se verá condicionada por lo que hizo o no hizo su padre? ya dejen de joder y si la medida es buena o no que MIERDA tiene que hacer que su papá haya o no hecho lo que hizo. babosos ignorantes.

  2. Otro comentario, la gente tiene derecho a la información. pero a la información de calidad, verídica y oficial, no de gente que se vende al mejor postor.. no de los que maquillan la noticia para su beneficio… no para un grupo de familias ricos que ha caparado el 90% de la cobertura de TV y radio.

  3. pero lo mismo pasa ahora, los editoriales se venden al gobernante de turno , a las empresas coimeras,¿ donde esta la información veraz que requerimos para ser informados como debe ser?,
    igual seguimos con ese mismo tipo de televisión basura y nadie dice nada, ni Ud. sr. Vignolo, de que tipo de información nos habla, que es la libertad de prensa , es aquella que solo sirve para dominar al pueblo.

  4. Para los fujimoristas la verdad es relativa…la acomodan a su antojo….que triste ver que nuestra patria y su desarrollo les importe mucho menos que está sabandija…

  5. Corrupto repito corrupto .No puede dirigir un medio de prensa. El problema es que los periodistas se creen intocables. Uds tienen bolsillos y muchos muy grandes. MERMELEROS

  6. Todo un recuento de hechos de hace 25 años para concluir que Keiko “no está facultada moralmente” por lo que hizo su padre ¿?.
    ¿Y este sr. se hace llamar presidente del tribunal de honor del Colegio de Periodistas?
    Si este sr. que es el “presidente”, razona de esa manera ¿qué podemos esperar de los demás periodistas que dizque representa?
    Por eso la prensa corporativa y los periodistas mermeleros andan con una franela en la mano.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

también puedes ver

Close
Close