Opinión

LA “CUESTIÓN DE CONFIANZA” DE THORNE

Por Ernesto Alvarez Miranda
Expresidente del Tribunal Constitucional
Publicado originalmente en http://www.puntodeencuentro.pe

De igual manera que el Presidente del Consejo de Ministros, cada Ministro debe su cargo a la confianza del Presidente de la República y, al mismo tiempo, a la mayoría del Congreso. Eso, porque cuando Zavala concurrió al Congreso al inicio del mandato de Kuczynski, expuso su programa gubernamental y, a continuación, pidió formalmente el voto de confianza. En el parlamentarismo, ese acto conlleva un “voto de investidura”, que no se presenta en el Perú porque el Jefe de Gobierno continúa siendo el mismo Presidente de la Republica. En nuestro país no existe un Primer Ministro, sino tan solo un Presidente del Consejo de Ministros que actúa como responsable político de los actos y omisiones del Ejecutivo.

Un Ministro, sí puede plantear la “Cuestión de Confianza” ante sesión parlamentaria, de manera explícita, en torno a una medida o política que considera esencial para su continuidad en el Gabinete. En el caso de Thorne, y de acuerdo a la carta enviada a la Presidenta del Congreso se trata de cuestionamientos a sus calificaciones éticas como consecuencia de la difusión de un audio donde, aparentemente, desliza una insinuación considerada inaceptable por voceros de cuatro bancadas.

El Ministro sostiene que su referencia a la necesaria confianza que requiere del Congreso, significó un pedido formal, un planteamiento de “Cuestión de Confianza” que realmente no fue advertido por nadie hasta hoy. La Mesa Directiva podría fácilmente declarar la improcedencia de la pretensión ministerial pero en realidad es una magnífica oportunidad para el partido naranja, lo que podría merecer una interpretación favorable que salve la falta de formalidad.

Censurar a Ministro de Economía no es sencillo, puede provocar inestabilidad y temor en los inversionistas, comprometer las finanzas y el mismo manejo económico en momentos en que se percibe una parálisis en sectores fundamentales. Votar simplemente por negarle la confianza, por falta de idoneidad ética, casi exoneraría de costo político al Congreso, permitiendo que el cambio se produzca en un contexto ajeno a las políticas económicas del gobierno. Simplifica la solución de la crisis tanto al Ejecutivo como a la mayoría parlamentaria.

Eso sí, la carta presentada a Luz Salgado cierra el paso a cualquier pretensión de que el Presidente del Consejo plantee una Cuestión de Confianza para comenzar la cuenta de gabinetes censurados para la futura disolución del Congreso porque el mismo texto menciona el motivo de la comparecencia ministerial y centra el problema en las “calificaciones profesionales y éticas” del firmante y no en política o medida económica alguna.

Pierde Thorne, pues la renuncia indignada por la duda de su integridad hubiera podido mantenerlo el próximo gabinete. Que el Congreso le niegue la confianza por idoneidad ética, prácticamente lo saca de la política.

Artículos relacionados

1 thought on “LA “CUESTIÓN DE CONFIANZA” DE THORNE”

  1. Las consecuencias de una posible sensura al ministro Thorne no serían tan graves como se pretende hacer pensar. En primer lugar. No crearía un clima inestable porque inestabilidad en el perú ya existe. Ese, es el clima que percibimos la mayoría de peruanos. Por lo tanto, no sería ni nueva ni consecuencia exclusiva de la posible censura.
    El presidente debe empezar a rodearse de personas que no sólo declaren ser honestas sino que actuén como tal y, la conducta del ministro Thorne conforme se escucha el en audio, no encaja en la conducta de un hombre honesto y el presidente debió ser el primero en exigirle su renuncia. El por qué hasta ahora no lo ha hecho es todavía un tema de discución.
    Por otro lado, el efecto que produciría en las iversiones y las finanzas la salida del Ministro Thorne de la cartera de economía será contrario al que vaticina nuestro respetable columnista por una sencilla razón. Las empresas serias, resptables no negocian ni invierten en paises como el nuestro, donde el Ministro de la cartera más importante y el contralor de la respública, se reunen para chantajearse mutuamente y negociar favores y beneficos para sus allegados dueños de empresas corruptas que quieren seguir saqueando al país. Creen en verdad que ese estado de cosas generaría confianza a inversionistas serios? Porsupuesto que no.
    Su permanencia sólo atraería a empresas corruptas de la talla de Odebrecht listas para “invertir” sabiendo que tienen como aliados a los Ministros y al Contralor y al presidente para inflar sus ganancias. Si se quiere cambios hay que hacerlos.
    Ya es hora que don PPK escuche buenos consejos, que se sacuda de la ineptitud que lo rodea y consiga buenos asesores y ministros que le ayuden a salir de la ineficacia que proyecta su gobierno y que se acrecienta cada día.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Close