PODER JUDICIAL ENVÍA A LA CÁRCEL A EXTREMISTA WALTER ADUVIRI POR “AIMARAZO” EN PUNO

Encabezó violentas protestas en el Altiplano en 2011, por lo que la sentencia lo obliga a pagar 2 millones de soles en reparación civil en favor del Estado peruano.

El Juzgado Penal Colegiado de la Corte Superior de Justicia de Puno dictó sentencia condenatoria contra el dirigente puneño Walter Aduviri, condenado a 7 años de prisión efectiva por dirigir la ola de violencia y disturbios en la ciudad altiplánica durante las protestas antimineras ocurridas el año 2011.

Los magistrados Roger Fernando Istaña Ponce, Víctor Calizaya Coila y Yesica Condori Chata resolvieron adelantar la lectura de la sentencia contra Aduviri, exculpándolo del cargo de extorsión pero hallando elementos para sentenciarlo como autor e instigador de los disturbios que llevaron a saqueos, destrucción de propiedad pública y toma de instalaciones diversas.

El “Aimarazo” tuvo lugar al final del segundo gobierno del expresidente Alan García, entre abril y junio de 2011, como rechazo a las actividades exploratorias de la empresa minera Bear Creek, de capitales canadienses, que buscaba implementar el proyecto Santa Ana y encontró la oposición de las comunidades aimaras.

Sin embargo, las movilizaciones derivaron en jornadas de violencia que han llevado a que Aduviri y otros 9 ciudadanos sean procesados por la justicia, declarándose la absolución de todos con excepción del dirigente y principal instigador de estas acciones de protesta.

Jueces que se atrevieron a sentenciar a revoltoso y violentista

La sentencia debe ser ratificada el 18 de julio y recién allí podrá ser apelada por la defensa legal de Aduviri. Según la prensa puneña, este se ha hecho la víctima y hasta ha dicho que la sentencia en su contra obedece al “racismo”, acusando al juez Istaña de haber aceptado presiones de parte del presidente Pedro Pablo Kuczynski, en un claro intento de politizar su juicio.

La sentencia también establece que Aduviri tiene que pagar una penalización de 2 millones de soles a favor del Estado por los daños ocasionados en las protestas que dirigió. Tras conocerse la misma, se realizó una marcha de respaldo al dirigente por las calles de Puno y se anunció una huelga de hambre en caso la condena sea ratificada.

Artículos relacionados

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Close