Noticias

SOCIO DE BRUCE SE SALVA DE JUICIO DONDE ACUSAN A PERIODISTAS

Debido a que la secretaria de Justo Carbajal en la revista Velaverde afirmó que este no supo que una carta de rectificación, el empresario socio de Carlos Bruce en “La Trastienda” ha evitado ser incluido en un juicio donde se ha sentenciado a los hombres de prensa que había contratado.

¿Cómo empieza esta historia que ha acabado en el 17° Juzgado Penal de Lima? Todo se inició con una investigación de la Procuradoría Anticorrupción y de Contraloría de la República entre los años 2013 y 2014, que fue difundida por la extinta publicación.

Era marzo del 2014, y entonces el director de Velaverde era Eduardo Abusada, quien revisó el texto que el redactor Llamil Vásquez había escrito sobre esa información oficial. El reportaje informaba de un presunto tráfico de tierras que implicaba al cuestionado alcalde de San Bartolo, Jorge Luis Barthelmess, y a los empresarios Racso Miró Quesada y Ricardo Valderrama Cueva.

Velaverde denunciaba a los poderosos, y dejó de aparecer

El proceso, iniciado por Valderrama, ponía como presunto agravante que no se le había publicado una carta de rectificación que había mandado días después de la publicación. Aquí viene el hecho clave que salva al socio de Bruce.

Abusada había dejado de trabajar en la revista cuando llegó la carta de rectificación por el conducto regular para los trámites: Marlenia Vega Taco, gerente de Editorial Clic.

“La publicación no solo se sustenta en la denuncia del exprocurador anticorrupción Christian Salas, sino también en un informe de la Contraloría General de la República, que indica la existencia de graves irregularidades en la compra de un terreno del Ministerio de Vivienda, el informe de la Superintendencia de Bienes Nacionales, así como en la denuncia de una dirigente vecinal”, indica Vásquez.

Vásquez y Abusada, sentenciados por cuestionado criterio judicial

Cuando Vega fue citada por el Poder Judicial, señaló que no había derivado el documento de aclaración a Carbajal, sino a los periodistas encargados de la edición, a pesar de que el empresario muchas veces accedía a las cartas que llegaban.

El último 13 de julio, los periodistas fueron sentenciados en una segunda instancia, por supuesta difamación agravada. La condena es de un año de prisión suspendida y 30 mil soles de reparación.

Según Abusada, Vega Taco habría mentido a propósito o por error, pues cuando llegó la solicitud de rectificación, él ya no trabajaba en la revista. Vásquez afirma que nunca le avisaron de la carta.

“Trastienda”, punto de unión de Carbajal y congresista oficialista

“Creo que Eduardo Abusada se ha confundido. Yo derivé la carta a los encargados que lo habían reemplazado, porque es cierto que él ya había salido de Velaverde. Me parece mal que condenen a unos periodistas que simplemente dieron cuenta de denuncias por hechos irregulares”, sostiene la ejecutiva.

Justo Carbajal cesó las actividades de Velaverde, revista que siempre era crítica con el gobierno de turno, cuando ya era socio del congresista Carlos Bruce en su conocida “Trastienda”, cuya inauguración motivó polémica por el pedido del legislador para que le den resguardo policial a su local particular.

El 17° Juzgado Penal de Lima no ha tomado en cuenta que el reportaje cumplía con todos los requisitos que requiere una investigación periodística de acuerdo a las recomendaciones internas e internacionales, así como a la doctrina en la materia de libertades de prensa, tal como lo expresa en un documento el Instituto de Prensa y Sociedad.

Alcalde de San Bartolo, Jorge Luis Barthelmess

La denuncia de la Procuraduría, consignada en el expediente N.° 3392-2013 y enviada al juzgado de investigación preparatoria de Lima Sur, señala que el alcalde Barthelmess vendió el Lote 201 basándose en una norma derogada.

En mayo último, el Tercer Juzgado Penal de Investigación Preparatoria de la Corte de Lima Sur ordenó 9 meses de prisión preventiva contra Barthelmess por presunto delito de peculado doloso en agravio del municipio que dirige.

Sin embargo, ahora se encuentra libre y ejerciendo su cargo como si nada hubiera pasado. ¿Y en este caso por qué la justicia no procede tan duramente como lo hace con los periodistas Abusada y Vásquez?

Artículos relacionados

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Close