PRESIDENTE DE LUJO

Por Ulises Humala

Un presidente de lujo que no siente al Perú, rodeado por un gabinete de lujo que conforma lo que, dentro del partido de gobierno Peruanos Para el Kambio, se denomina “la mancha blanca” o un gabinete Kukluxklan.

Una ministra de educación que considera indigno sentarse a negociar directamente con los representantes de los profesores, y unos congresistas cortesanos, que se prestan al desplante de la ministra, oficiando de mandaderos presurosos subiendo al sexto piso, donde ni siquiera se encontraba la ministra sino los técnicos del ministerio, y luego bajando raudos al primero, donde permanecían los profesores, para transmitir los puntos de vista de las partes. En ese contexto no era necesario ser augur para haber pronosticado el fracaso del diálogo.

La huelga de los maestros de escuela está desnudando el mito del desarrollo económico neoliberal. Nos machacan los defensores del sistema que nos estamos acercando al primer mundo. Las estadísticas interesadas, que los medios de comunicación repiten hasta el hastío, buscando hacer creer que somos un país emergente, con una clase media mas vasta incluso que la existente en países ricos, con supuestamente un 60 al 70 por ciento de peruanos con niveles de vida de clase media.

Los maestros, estadísticamente, pertenecen a la clase media, pero ahora sabemos que no es así, sabemos que los maestros son proletarios intelectuales y que de ninguna manera pueden vivir decentemente con los miserables sueldos que perciben. Los últimos gobiernos promovieron el engaño de la eventualidad del ingreso del país a la Organización para el Desarrollo Económico (OCDE), el club de los países ricos. No es de extrañar que los medios de comunicación, representantes y defensores del orden actual de cosas, hayan tomado partido contra la huelga de los maestros y se esmeren en desacreditar a los maestros en general y a sus dirigentes en particular, haciendo eco del intento desesperado del gobierno de querer estigmatizar como filoterrorista a la protesta legítima de los maestros.

Economista francés y su conocido libro, rememorados en esta columna

Esta huelga muestra el divorcio secular y profundo que existe entre los peruanos. La fractura social que caracteriza la historia republicana del Perú es evidenciada una vez más por el problema de los maestros. La huelga es el escenario de un nuevo capítulo del enfrentamiento histórico del Perú profundo con el Perú formal. Hemos regresionado al Perú pre Velasco.

Ya Piketty en su obra “Capital del siglo XXI” mostró con datos estadísticos que el modelo neoliberal conllevaba para el mundo desarrollado un retorno a la situación de profunda desigualdad económica y social del siglo XIX, con una marcada tendencia a regresar al “Ancien Regime”, es decir a la situación previa a la Revolución Francesa. Paco Yunque es tan actual ahora como cuando Vallejo lo escribió en 1931. Nuestros niños Grieve siguen abusando de nuestros Paco Yunque.

El Perú formal, ese que defeccionó en la emancipación, que traicionó en la guerra con Chile y que hasta el día de hoy claudica en la defensa de los intereses del Perú en la medida que no coinciden con su avidez de ganancias y que es capaz de traicionar a la patria como en esos intentos frustrados de entregar el aeropuerto de Chinchero a intereses chilenos y de vender territorios peruanos en la frontera al enemigo chileno. Ese Perú pituco e ineficiente quiere seguir abusando del Perú profundo, ese que salvó el honor nacional en la campaña de la Breña, ese que es mayoría y constituye el futuro del país.

Escuchamos a miembros del gabinete de lujo, a congresistas, a presentadores de la TV y radio, a distintos opinólogos en general condenar la huelga y manifestar su preocupación por la educación de “nuestros niños” pero sus niños no frecuentan la escuela pública. Resulta patético presenciar la hipocresía de representantes del Perú formal preocupándose por la educación de los niños del Perú profundo.

Movilizaciones del magisterio no tienen cuando acabar

El presupuesto del Ministerio de Educación es de alrededor de 28 mil millones de soles, de estos 2 mil millones van a las universidades públicas y una suma parecida al Instituto Peruano del Deporte, alrededor de 800 millones financian consultorías, quedan 23 mil millones para poco mas de 6 millones de alumnos de las escuelas públicas (de los cuales 8 mil millones de soles constituyen el sueldo anual de 360 mil maestros, el resto se va para la burocracia dorada del Minedu y para gastos de infraestructura), poco menos que 4 mil soles por alumno al año.

Muchos colegios privados de calidad aceptable cuestan eso, es decir que el Estado tiene fondos como para brindar una mejor educación. Un gobierno patriótico priorizaría la educación y la salud públicas. No es posible que se diga que no se puede pagar mejor a los maestros cuando hay recursos que se destinan a la remodelación de la Refinería de Talara ( 5,400 millones de dólares) y la organización de los Juegos Panamericanos (1,400 millones de dólares). Hay que priorizar, paralicemos esas obras faraónicas y paguemos mejor a nuestros maestros.

Artículos relacionados

1 thought on “PRESIDENTE DE LUJO”

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Close