Reportajes

OTRA DENUNCIA DE PACIENTE CONTRA EL DR. ZÚÑIGA: “ME DIJO QUE ME MUERA”

Jefe de Guardia de Emergencia del hospital Rebagliati, responsabilizado de muerte de madre de Ana Jara, no quiso entregar exámenes a paciente con trombosis venosa profunda

MANIFIESTO reveló hace unos días que el jefe de Guardia del Centro de Emergencias del Hospital Rebagliati, José Zúñiga, responsabilizado de la muerte de la madre de la expremier Ana Jara, tendría 55 denuncias en el Libro de Reclamaciones, entre las que figura la de la señora Nora Castro Mestanza, quien narró entre lágrimas que el facultativo, al que calificó de ‘déspota’, llamó ‘maricón’ a su hijo.

Este portal se comunicó en las últimas horas con el señor Víctor Picasso Ciccia, un paciente con trombosis venosa profunda, quien relató que el 03 de abril último solicitó a Zúñiga que ordenara la entrega las copias de los exámenes médicos que le habían realizado. “Refiere que se acercó con Jefe de Emergencia (José Zúñiga), el cual le atendió muy mal, indica que fue muy prepotente y lo amenazó deseándole la muerte”, según un documento interno de Essalud.

En comunicación telefónica con MANIFIESTO, Picasso Ciccia señaló: “Vine al Rebagliati en ese momento y me hicieron una serie de órdenes para chequearme mi NR y verme los dolores que tenía en el riñón y otras cosas. Entonces, cuando terminó todo, a eso de las 4:00 de la tarde, 3:00 de la tarde, más o menos, me acerqué donde este señor Zúñiga y como todos en la puerta de la jefatura de Emergencia me quedé parado. Yo entro como entro a todas las oficinas de otras personas, con las manos atrás, como en el fútbol, porque me han enseñado esas cosas, mi padre me ha enseñado. Entonces entre y lo saludé: doctor, buenas tardes y no me miraba”.

Nuevo testimonio contra jefe de emergencias de Essalud

Luego agregó: “Y yo le digo, doctor, por favor, necesito que me dé un papelito con un sello suyo para que me entreguen las copias de los exámenes que me han hecho (…) y no me miraba. Yo tenía un montón de gente atrás esperando que querían también ser atendidos por él. Entonces, en un momento dado, en lugar de mirarme, agarró el teléfono, marcó y llamó a una persona. Esperé que terminara de hablar y le dije: doctor, por favor, hace unos minutos le pedí que me hiciera un documento para tener mis análisis, porque yo tengo que regresar a Nazca, donde estoy trabajando y como yo sufro de trombosis venosa profunda y como yo estoy con Warfarina si a mí me pasa un accidente en la ruta no hay médicos porque todos están inmovilizados por el asunto de El Niño”.

“Hasta ahí no me respondía, ni me miraba. Entonces, en un momento dado, le dije: doctor ¿me puede atender, por favor? Estoy haciéndole una pregunta. ¿Sabe qué señor? No es el protocolo. Doctor, en octubre yo también vine por Emergencia y un doctor como usted, jefe de Emergencia, en ese momento se olvidó del protocolo y escribió un papelito: enviar exámenes y ecografía al portador y recabé todo y viajé a Ica. Ningún problema, por si acaso me pasaba algo, porque como soy anticoagulado, tengo que tener mucho cuidado quien me atiende si hay un accidente en la ruta. Entonces, le dije eso ¿y sabe lo que me dijo? ¡Muérase! Me miró y me dijo ¡Muérase, viejo! La gente que estaba al lado mío saltó y le dijo: oiga, ¿cómo puede usted decir eso?“, relató.

Afirman que médico desea la muerte a los pacientes que se le acercan

Más adelante, narró: “A mí me han amenazado en asaltos a hoteles en Paracas, en diferentes lugares como La Posada del Sol en Ica, delincuentes que han entrado por el río y se han metido a los búngalos de los hoteles a asaltarnos, a los turistas, y me han puesto la pistola en la cabeza y nunca me han dicho muérase. Entonces, yo le dije ¿qué le pasa?, ¿por qué me dice eso? Entonces le empujé el escritorio, se lo empotré contra el abdomen y en ese momento me dijo: ¡Oiga qué pasa! Por qué me responde en esa forma y toda la gente estaba filmando. Toda la gente le decía usted le ha faltado el respeto al señor, tiene que mirarlo al señor, porque el señor le está preguntando. Uy, la gente se lo comió”.

“¡Guardias! ¡Guardias!”

“En ese momento comenzó a gritar: ¡Guardias! ¡Guardias! Y entraron los de una empresa del seguro, de Essalud. Entraron y me sacaron como un perro. Yo estaba en silla de ruedas, afuera estaba mi silla de ruedas, no me dejaron ni siquiera sentarme, me sacaron, en ese momento yo me zafé (…) Tengo la foto del día y la foto de él y del guachimán que está denunciado también”, concluyó Picasso Ciccia.

Artículos relacionados

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Close