Noticias

CONFIRMAN QUE OAS SE BENEFICIÓ CON ADENDA DE VILLARÁN EN PEAJES

“Hoy, por adelantado, se paga y se financia con el dinero del peaje”, confirmó la exfuncionaria de la Municipalidad de Lima, Giselle Zegarra, sobre las modificaciones que la gestión de Susana Villarán hizo al proyecto original Línea Amarilla.

En su presentación ante la Comisión Lava Jato, la abogada recordó que en el periodo 2006-2010 –cuando era alcalde Luis Castañeda- se había especificado originalmente que antes de subir las tarifas de los peajes en la Vía de Evitamiento, se debía completar el 70 por ciento de las obras contratadas.

Abogada reveló importantes datos pero olvidó otros

“Cuando yo participé desde Invermet eran 30 años”, agregó Zegarra, en el sentido de que LamSac –cuya accionista mayoritaria era la empresa brasilera- obtuvo diez años más de recaudación por medio de la adenda que modificó el proyecto original al denominado Vía Parque Rímac.

Ante una pregunta de Víctor García Belaunde, la también exejecutiva de una filial de OAS indicó que no recordaba cuánto era la ganancia anual estimada para la firma extranjera. El acciopopulista explicó que son más de 3,000 millones de soles en 30 años, lo cual ya era un perjuicio para la municipalidad capitalina, por cobros transferidos.

Si bien Zegarra especificó que ella había trabajado posteriormente para una filial de OAS y una consultoría edil, dijo que solo vio temas de la Costa Verde.

Incisivo interrogatorio de “Vitocho” pasó factura a sesión

En esos momentos, Gino Costa (Peruanos por el Kambio) pretendió hacer que la abogada acepte indirectamente que la conversación por Whatsapp que IDL Reporteros publicó entre ella y el ahora encarcelado Léo Pinheiro era exactamente como se había difundido.

La sesión tuvo un final abrupto cuando García Belaunde hizo comentarios sobre “relaciones” y “besos” entre la invitada y sus exclientes y exjefes. Ella respondió ofendida, y luego su abogado tuvo que tomar la palabra por ella, ya que al parecer el comentario del congresista le había alterado la presión.

Artículos relacionados

1 thought on “CONFIRMAN QUE OAS SE BENEFICIÓ CON ADENDA DE VILLARÁN EN PEAJES”

  1. Mostramos tambien el siguiente fragmento del diario la nación donde da a conocer realmente al detalle esta dificil situación. Fuente: lanacionperu.com
    Usted vea la otra cara de la noticia.

    CONCESIÓN DE PEAJES POR CASTAÑEDA Y VILLARÁN ES ROBO DEL SIGLO

    *CONGRESO Y FISCALÍA DEBEN DENUNCIAR POR CONCESIONES POR 40 AÑOS DE LOS PEAJES DE LIMA ENTREGADOS POR ALCALDE LUIS CASTAÑEDA LOSSIO Y EX ALCALDESA SUSANA VILLARÁN A FAVOR DE MAFIA BRASILEÑA QUE LE GENERAN GANANCIAS POR 10,000 MILLONES DE SOLES

    LUIS CASTAÑEDA Y SUSANA VILLARÁN ENTREGARON CARRETERA PANAMERICANA NORTE Y AUTOPISTA DE EVITAMIENTO CONSTRUIDA CON DINERO DE 30 MILLONES DE PERUANOS A ODEBRECHT Y OAS, SIN HABER EFECTUADO MAYOR INVERSIÓN, Y DEMORARON ENTREGA DE TERRENOS PARA AUMENTAR PEAJES

    El congreso de la república y la fiscalía deben investigar las concesiones por 40 años de los peajes de la capital entregados por el actual alcalde Luis Castañeda Lossio y la ex alcaldesa Susana Villarán a favor de la mafia brasileña que involucra a las empresas OAS y Rutas de Lima relacionadas con Odebrecht, el cual es considerado “el robo del siglo” porque les generan ganancias por 10,000 millones de soles.
    Luis Castañeda y Susana Villarán entregaron la carretera panamericana norte y autopista de Evitamiento, construida con dinero de 30 millones de peruanos, a Odebrecht y Oas, sin haber efectuado mayor inversión, y demoraron la entrega de terrenos para aumentar peajes.
    Estos son hechos que constan en el informe de Contraloría 303-2017, emitido el 1 de junio del 2017, el cual también revela que la Municipalidad de Lima, durante la gestión de Susana Villarán, le pagó a la empresa constructora brasileña OAS casi 23 millones de dólares por los daños causados, en diciembre del 2012, tras la crecida del río Rímac durante la ejecución de la obra Línea Amarilla.
    El programa “Panorama” indicó anoche, con base en el estudio efectuado por la Contraloría, de las operaciones efectuadas en la obra entre marzo del 2009 y agosto del 2016, que la compañía brasileña pidió la compensación de $22’982,386.72 por un “evento geológico extraordinario”.
    La comuna capitalina aceptó dicha solicitud en octubre del 2014 a través del acta de cierre- trato directo, cuando Susana Villarán ya había perdido las elecciones a las que se presentó para tentar la reelección.
    El órgano de control criticó dicho pago porque, según dijo, OAS no cumplió con hacer impermeable el túnel para que no se filtre el agua y la Municipalidad de Lima tampoco le exigió que usara las técnicas adecuadas para mantener la infraestructura seca. “No correspondía reconocer al concesionario el costo adicional”, indicó la Contraloría en su informe.
    Según el reportaje de “Panorama”, la Contraloría advierte en su informe que el túnel tendría que ser revisado todos los días por el resto de su vida útil. “El túnel no reúne la calidad contratada”, se señala en el documento.
    De esta forma, son innegables las sombras de corrupción que recaen en las gestiones de dos alcaldes de la capital. El informe de Contraloría habla del deterioro del by pass de 28 de julio con grietas al por mayor y una evidente sobrevaloración ya que se inflaron precios de materiales.
    Este fue un nuevo capítulo de sobrevaloración ascendente a 7 millones y medio de soles, y no se trata de sospechas, pues son hallazgos de la Contraloría en los que OAS está involucrada en esta línea de sospechas e irregularidades.
    Castañeda a su vez firmó el contrato cuando debió anularlo en el camino pero quien le dio el impulso fue Susana Villarán quien le dio 40 años de concesión a cambio de nada, ya que le entregó los peajes, nada menos que la llamada “caja de Lima”, por unas cuentas obras.
    La generosidad de Villarán coincide con las investigaciones de las autoridades brasileñas sobre las coimas en las que Oas está involucrada dentro de la red de Odebrecht.
    La contraloría dejó en claro que la empresa brasileña corrupta OAS no cumplió con la impermeabilidad de la obra del túnel a desnivel que cruza el río Rímac y llegó la crecida y varios muros se derrumbaron, y hubo filtraciones por todos lados y Villarán salió a defenderlos, a justificarlos.
    Se acordó pagarle a OAS 22 millones mediante los peajes, se le compensó porque se les vino abajo el túnel del Rímac. En la Contraloría consta que no se hizo la obra con resistencia y entonces la Municipalidad debió pedir que se hicieran estructuras nuevas, y ahora lo que se tiene es un túnel al que hay que supervisar todo el tiempo.
    La gestión Castañeda tampoco exigió la demolición de éste túnel. Se habla del deterioro prematuro de esta obra. Se habla de costos sobreestimados por fisuras por todos lados que son rellenadas permanentemente. Según la contraloría existe desgaste prematuro en el by pass.
    OAS cotizó siempre más y Castañeda se sigue haciendo el loco. Por eso el alcalde de Lima tendrá que responder ante la comisión Lava Jato del Congreso.
    El peaje lo han ido subiendo y sólo le dan al municipio un 7%, una propina y los brasileños se enriquecen y dejan sin recursos al municipio.

    CORRUPTA OAS
    El Ministerio Público sospecha que la ex alcaldesa de Lima, Susana Villarán, recibió una coima de la constructora OAS, que buscaba obtener mayores beneficios de Línea Amarilla (luego rebautizado como Vía Parque Rímac). Este es un proyecto vial de 16 kilómetros de largo, que unirá el Callao con San Juan de Lurigancho a través de una vía rápida que recorre cinco distritos.
    El contrato original, firmado en 2009 por el entonces alcalde Luis Castañeda, contemplaba una concesión de 30 años, en los cuales OAS cobraría el peaje para recuperar su inversión y obtener beneficios. Sin embargo, en 2013 la gestión Villarán firmó una adenda que extendió la concesión 10 años más, a cambio de mejorar en la obra y en su gestión. Además, la Municipalidad eligió a la empresa brasileña para ejecutar Río Verde, un proyecto a lo largo de cuatro kilómetros del Río Rímac.
    La operación Lava Jato comenzó en 2013 en Brasil. La Justicia descubrió que las principales constructoras nacionales de ese país pagaban sobornos para obtener las más grandes licitaciones públicas de infraestructura. La investigación demostró que ese grupo operaba de la misma manera en el resto del país de América Latina y en otras partes del mundo, como en Suiza y Angola.
    La ruta del dinero. Según una investigación de La República, OAS habría enviado a sus representantes en Perú cerca de US$ 6’150,000, que habría llegado al país un día antes de que se firmara la adenda. Se sospecha que ese dinero se entregó a funcionarios municipales para cerrar el acuerdo. Este lunes, durante su presentación ante la comisión Lava Jato del Congreso, Villarán dijo, una vez más, que no solicitó ni recibió ninguna coima para favorecer a la constructora.
    En marzo de 2013, Susana Villarán enfrentó un proceso revocatorio a través de un referéndum. El Ministerio Público también maneja la tesis de que el dinero de OAS también financió la campaña de la entonces alcaldesa para evitar su destitución, lo cual logró. En octubre de ese año, la Municipalidad también aprobó que OAS inicie el cobro de peajes, pese a que aún no se había ejecutado el 70% de la obra, tal como estaba estipulado en el contrato.
    El delator brasileño Roberto Trombeta dijo a los fiscales de su país que el envió de los 6 millones de dólares al Perú para pagar coimas a funcionarios vinculados al proyecto Vía Parque Rímac.
    Un mal negocio. “La concesión ha sido en extremo lesiva para Lima”, comentó el economista Juan Mendoza en una columna en Perú21 en agosto de este año. “El incremento en los peajes, superior al 50%, no guarda relación con la mejora en la infraestructura o el menor tiempo de viaje. Pero vaya que OAS se ha llenado los bolsillos: habría invertido menos de US$500 millones, pero ya vendió la concesión por US$1,664 millones en agosto de 2016 y recibió al menos US$136 millones en otros ingresos. Así, las ganancias de OAS habrían sido mayores a los US$1,300 millones: una criminal tasa de rentabilidad de 260%”.
    En noviembre de 2014, en los últimos meses de la gestión de Villarán, la Municipalidad aceptó pagarle 142 millones a OAS por no cumplir con la liberación de áreas y la reubicación de los predios para la ejecución de Vía Parque Rímac.
    Cuando Luis Castañeda sucedió a Susana Villarán en el cargo, anuló el proyecto Río Verde y utilizó el dinero para financiar el bypass de la avenida 28 de Julio en el Cercado de Lima. La obra fue ejecutada por OAS.

    OBRAS ABANDONADAS
    Mientras tanto, las obras en las citadas vías –así como la Vía Expresa Sur, la ampliación de la autopista Ramiro Prialé y el puente de la Av. El Derby– se encuentran paralizadas. Si bien algunas fueron canceladas por la Municipalidad de Lima y actualmente están en medio de procesos judiciales, otras presentan retrasos en su ejecución, y no necesariamente por responsabilidad de las constructoras.
    En el caso de la Av. Javier Prado, el alcalde de Lima, Luis Castañeda Lossio, decidió, en julio de este año, anular la concesión, la misma que fue otorgada en 1998 al Consorcio Javier Prado, integrado por Graña & Montero. El burgomaestre adujo “ineptitud e incapacidad para desarrollar el proyecto”.
    Graña & Montero se mostró sorprendida por este anuncio y aclaró, en su momento, que se trató de una medida unilateral, ya que se encontraban en negociaciones para la redacción del contrato. Mientras tanto, la comuna de Lima anunció esta semana la ejecución de obras menores en esa vía, que no necesariamente solucionarán el caos vehicular.
    Otro proyecto cancelado fue el Teleférico de Lima, que iría del parque La Muralla al cerro San Cristóbal. Su construcción fue anunciada en mayo de 2013, pero fue anulada a inicios de 2015.
    En una situación distinta se encuentra la Vía Expresa Sur, que no es otra cosa que la ampliación de la Vía Expresa de Paseo de la República, desde Barranco hasta la Panamericana Sur, en San Juan de Miraflores. Esta obra cruzará gran parte de Santiago de Surco y contaría con carriles exclusivos para el Metropolitano.
    Las proyecciones más optimistas señalaban que este proyecto –a cargo del Consorcio Vía Expresa Sur, integrado por Graña & Montero– debería estar listo este año. Sin embargo, el cronograma se ha ampliado por un tema referido a la liberación de terrenos, tarea que está a cargo del municipio metropolitano.
    Fuentes de Graña & Montero indicaron que se vienen haciendo adecuaciones al diseño original para que se incluya una vía por la que irían los buses del Metropolitano –que no estaba contemplado– y por las modificaciones hechas a la Ley de Expropiaciones, la misma que entró en vigencia en enero de este año.
    Sobre la ampliación de la autopista Ramiro Prialé –también llamada Nueva Autopista Central–, Rutas de Lima afirmó que las obras se iniciaron en julio de 2016, pero que a raíz de los huaicos y lluvias por el fenómeno El Niño, se vieron afectados 7 km de vía que se habían ejecutado.
    Además, los tramos de la obra se encuentran ocupados por familias damnificadas que están a la espera de ser reubicadas. La empresa también señaló que la Alcaldía de Lima se encuentra en proceso de expropiación de terrenos.
    Finalmente, en cuanto a la Conexión La Molina-Angamos, que incluye la construcción de un túnel en el cerro Centinela, si bien es un proyecto esperado por años, este fue adjudicado en enero de 2016 a la empresa OHL Concesiones. Actualmente, se encuentran en la fase de redacción del contrato, señaló Ricardo Vega Llona, representante de la mencionada empresa.
    Indicó que están en constantes conversaciones con la comuna capitalina para ejecutar este proyecto, la que ha mostrado interés por que se ejecute. Expresó que el municipio les ha pedido que financien las expropiaciones, por lo que vienen haciendo un replanteamiento económico-financiero de la iniciativa.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Close