Noticias

APARECE TESTIGO QUE DA CUENTA DE ACTOS DE CORRUPCIÓN COMETIDOS POR EMPRESA PETROBRAS EN PERÚ

José Ernaú Portales fue trabajador en empresa brasileña y dice que ha dado a conocer sus denuncias ante la Fiscalía, el Despacho Presidencial y comisión investigadora de Juan Pari

José Ernaú Portales, extrabajador de la empresa Petrobras, apareció públicamente en el diario Perú 21 revelando que viene colaborando con las autoridades brasileñas respecto a irregularidades y hechos de presunta corrupción cometidos por directivos de esa firma durante el tiempo que operó en nuestro país.

Sostuvo que estos hechos principalmente ocurrieron en la zona petrolífera frente a la costa de Talara (Piura) y en el área de exploración de reservas de gas natural en el área de Camisea, todo lo cual lo comunicó a sus áreras correspondientes en la empresa y tiempo despùés fue despedido -según arguye- por tal razón .

“Soy testigo de lo ocurrido en el pozo ‘Picha’ sobre las dos averías suscitadas en mayo y julio de 2010. Y pude percatarme del potencial real de las reservas gasíferas. Oficialmente el gobierno brasileño (Petrobras), en 2010, informó que en los pozos ‘Urubamba’ y ‘Picha’ había reservas de 1.7 TCF (trillones de pies cúbicos) de gas, que en la práctica son insuficientes para el Gasoducto”, aseveró.

Sostuvo que tras su despido se comunicó con las autoridades peruanas para dar a conocer las irregularidades, primero a Perupetro y luego al Ministerio de Economía y Finanzas (MEF). Ello ocurrió en 2014, cuando ese portafolio estaba a cargo de Alonso Segura, allegado a la exPrimera Dama, Nadine Heredia.

“He hecho de conocimiento del fiscal de la Nación, Pablo Sánchez, a quien hice mi ofrecimiento de la información administrativa y operativa obtenida de Petrobras; asumo que se cursará invitación oportuna. También me presenté ante la comisión presidida por el excongresista Juan Pari, pero no obtuve respuesta de ninguno”, agregó.

Artículos relacionados

2 thoughts on “APARECE TESTIGO QUE DA CUENTA DE ACTOS DE CORRUPCIÓN COMETIDOS POR EMPRESA PETROBRAS EN PERÚ”

  1. Mostramos tambien el siguiente fragmento del diario expreso donde da a conocer realmente al detalle esta dificil situación. Fuente Cortesía: expreso.com.pe
    Usted vea la otra cara de la noticia.

    Nos roban a través de los gasolinazos y la deuda para la refinería

    Entre diciembre de 2016 y agosto de 2017, el petróleo bajó 2.4 % en el mundo, pero el precio del combustible en planta subió 3.8 %.

    Ollanta Humala se hizo Presidente prometiendo que el balón de gas iba a costar 12 soles. Como sabemos, el balón de gas ni siquiera se acercó a ese valor durante los cinco años de su gobierno. Peor aún, dizque para cumplir con su demagógica promesa de gas barato, en 2014 Humala otorgó en licitación el Gasoducto del Sur a un consorcio liderado por Odebrecht por 34 años.

    El fin del gasoducto era noble: llevar gas al sur. Sin embargo, en la práctica, el gasoducto hubiera sido una de las más grandes estafas en la historia del Perú. Humala convirtió un proyecto que en 2008 costaba US$ 1,334 millones en uno de US$ 7,300 en 2014. Los exfuncionarios del gobierno humalista y Jorge Barata han ensayado inverosímiles justificaciones “técnicas” del grosero incremento en el costo del proyecto.

    La verdadera explicación del aumento en el costo es harto sencilla. El proyecto del 2008 no tenía ingresos garantizados por parte del Estado peruano. En otras palabras, el riesgo del financiamiento, construcción y operación del gasoducto recaían completamente en el inversionista privado. Por el contrario, el proyecto humalista del 2014 le daba ingresos garantizados al consorcio ganador por la friolera de US$ 912 millones anuales.

    Así hubiera o no gas, hubiera o no demanda, el Estado les garantizaba estos ingresos cada año a Odebrecht y a sus socios. En el colmo de la picardía, estos ingresos los íbamos a pagar los consumidores en los recibos de la luz. El valor presente de los ingresos garantizados del gasoducto superaba los US$ 11,000 millones de acuerdo con Manuel Romero.

    Hay enormes sospechas de corrupción alrededor del gasoducto de Humala. Un colaborador eficaz afirma que Nadine Heredia presionó a Proinversión para direccionar el proyecto en favor de Odebrecht, sobredimensionándolo cuanto era posible, exagerando la demanda de gas.

    Claro está, cuanto mayor era el tamaño del gasoducto, mayores eran los ingresos garantizados para Odebrecht, y mayor la estafa al ciudadano. La Contraloría detectó 5 graves irregularidades en la licitación que jamás han sido aclaradas. El Ministerio Público ha denunciado por negociación incompatible y colusión a exfuncionarios de Proinversión y del consorcio liderado por Odebrecht.

    Debido al estallido del escándalo Lava Jato, Odebrecht se quedó sin plata para continuar con el lesivo proyecto en enero de este año. Más de nueve meses después, Odebrecht aún no entrega los bienes de la concesión al Estado peruano, tal y como lo estipula el contrato. Pero el real problema del Gasoducto del Sur es que el Gobierno de PPK parecería querer volverlo a licitar con el mismo esquema de ingresos garantizados del que disfrutaba Odebrecht y sus socios.

    Ello sería funesto pues lo único que habría cambiado sería la identidad de las empresas privadas que se irían a enriquecer a costa del bolsillo del ciudadano. ¿Qué sentido podría tener persistir en un gasoducto cuyo diseño, con altísima probabilidad, fue resultado de la corrupción?

    TALARA

    La modernización de la refinería de Talara es otro de los elefantes blancos que hemos heredado de la administración de Ollanta Humala. El proyecto pasó de costar US$ 1,334 millones en 2008 a US$ 5,400 en la actualidad. Los ingresos en valor presente, producto de modernizar Talara, no superarán los US$ 2,000 millones.

    Así, continuar con Talara es un crimen económico que equivale a arrojar más de US$ 3,000 millones al mar. ¿Por qué este empeño en defender el enorme despilfarro de los recursos públicos en la refinería a capa y espada? ¿Qué tipo de aritmética se podría utilizar para justificar hacer un proyecto con rentabilidad negativa?

    Al igual que en el caso de la línea 2, las promesas de campaña no parecen guardar relación alguna con lo que hacen los políticos una vez en el poder. En el debate técnico electoral, el exministro Alfredo Thorne criticó con dureza el costo de la modernización de la refinería de Talara, explicando que el lesivo proyecto le costaba 67,000 soles a cada peruano.

    Recordemos que entonces el presupuesto de Talara no superaba los US$ 4,000 millones. ¿Por qué un proyecto que, en junio de 2016, le parecía tan perjudicial a Thorne, Jefe de Plan de Gobierno de PPK, de pronto se volvió rentable el 28 de julio de 2016? ¿Por qué el costo de Talara no ha dejado de aumentar desde el 2008?

    Para no perder plata en Talara, los márgenes de refinación de Petroperú tendrían que ser más del doble de los observados en las refinerías en el mundo durante la última década. Ello es muy poco probable pues hay varias señales de que el grado de eficiencia de Petroperú está lejos de ser el óptimo.

    Para comenzar, consideremos el lamentable estado de un oleoducto que se cae a pedazos como consecuencia de años de deficiente mantenimiento. Es tal el abandono en el oleoducto que en febrero de este año el MEF le transfirió US$ 400 millones de nuestros impuestos a Petroperú para repararlo.

    Pero la señal más clara de ineficiencia de Petroperú es que la gasolina en el Perú cuesta mucho más de lo que debería costar. De acuerdo con el Banco Central, en agosto de este año la gasolina de 90 octanos costaba 10 % más que en Chile.

    Asimismo, el precio de refinería en el Perú es 21.6 % superior al costo de importación. En otras palabras, si Petroperú se dedicara a importar combustibles ya refinados en lugar de refinarlos, la gasolina sería más barata.

    Más aún, los datos nos dicen que cuando el costo del petróleo baja en el mundo, el precio de la gasolina en el Perú baja menos o, incluso, puede llegar a subir. Por ejemplo, entre diciembre de 2014 y noviembre de 2015, el crudo cayó 24.1 % pero el precio de la gasolina en la refinería solo cayó 3.2 %. Peor aún, entre diciembre de 2016 y agosto de 2017, el petróleo bajo 2.4 % en el mundo, pero el precio de refinería de la gasolina subió 3.8 %. ¿Estaría acaso Petroperú financiando el crimen de Talara a través de gasolinazos?

    “El sobreprecio en la línea 2 es sideral”

    Antes de ser Presidente, Pedro Pablo Kuczynski nos prometió una administración técnica y eficiente. En 2014, PPK criticó el dispendio en la línea 2 del Metro e instó a Humala a reducir el presupuesto del proyecto diciendo “esto va a costar más que el canal de Panamá, reflexionemos”.

    En efecto, el sobreprecio en la línea 2 es sideral. El presupuesto de los 35 kilómetros de la línea 2 es de US$ 6,620 millones. Santiago de Chile ha construido 37 kilómetros de metro, líneas 3 y 6, a un costo de US$ 2,760 millones. Inexplicablemente, este Gobierno nos dice que hacer una línea de Metro, al doble de costo por kilómetro que ha pagado Santiago de Chile, aumentará el PBI del Perú.

    Muy por el contrario, hacer proyectos con tamaño sobreprecio reducirá el PBI pues nuestro Estado tendrá menos recursos para reconstruir el norte y financiar los servicios públicos. Es un misterio por qué PPK no auditó el presupuesto de la línea 2 al asumir el mando. Es también un misterio qué puede haber causado su cambio de opinión sobre la rentabilidad social del proyecto entre el 2014 y el 2016.

    LA DEUDA EXTERNA

    Los recursos públicos no son de los gobiernos de turno sino del ciudadano. La deuda externa, producto de los elefantes blancos que este Gobierno se niega a detener, no la pagarán sus funcionarios sino todos los peruanos a través de mayores impuestos y menores recursos para financiar escuelas, caminos, hospitales, y mejores sueldos y pensiones para los servidores públicos. Las prioridades del país no son hacer proyectos inflados para el beneficio de unos pocos. Las prioridades son erradicar la anemia infantil, que hoy se ubica en 44 % y que aumentó entre el 2011 y el 2016; reducir la pobreza, que hoy aqueja a uno de cada cinco peruanos, y darle agua y desagüe a los 8 millones que hoy carecen de este servicio elemental. No podemos ser indolentes ante la miseria y ausencia de oportunidades de millones de compatriotas.

    ESTÁ A TIEMPO

    “El primer año de PPK fue el sexto de Ollanta Humala. Pero, esta administración está a tiempo de cambiar de rumbo para que el año del Bicentenario de la República del Perú sea de promesa y celebración”, indica el economista Juan Mendoza.

    (JUAN MENDOZA / Economista por Brown University)

    (Fuente expreso.com.pe)

  2. MUY CIERTO, Todo fue un continuismo del gobierno anterior,incluida la corrupcion, EL predidente,empenado en pagar el favor a ODEBRECH, detituyendo a quien se cruze en du camino,COMO el Controlador ALARCON a la Controladora Ampuero et Principe, lamando la atencion, a OTRAS cosas COMO EL indulto o cualquier investigacion contra keiko. Pot evitar de que se hable, de su participacion en todo lo que se refiere à ODEBRECH!!

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Close