Noticias

PPK INFLÓ RESERVAS DEL GASODUCTO DEL SUR

Exjefe de Petrobras advierte que no hay 4 trillones de pies cúbicos en Lote 58 como anuncia el mandatario sino apenas 1.6 trillones

El gobierno de Pedro Pablo Kuczynski pretende sacar adelante el Gasoducto del Sur en base a cifras infladas de las reservas contenidas en el Lote 58, según denunció a Panorama el exjefe de Petrobras en el Perú, Jose Ernau Portales.

En el 2016, el jefe de Estado anunció con bombos y platillos que en la zona de Echarate, en el Cusco, se habían certificado reservas de gas por 4 trillones de pies cúbicos (4 TFC) cuando en realidad no llegan ni a la mitad.

Ernau Portales, quien ha reunido información que sustenta sus dichos, señaló que la cifra real de la reserva de gas en los cuatro pozos que se perforaron en el lote 58 (Urubamba, Picha, Taini y Paratori) es de 1.642 (1.6 TFC)

“Los chinos de CNPC que vinieron para APEC me dijeron, señor Presidente, hemos certificado reservas comprobadas, sólo en un pedacito del lote que nos toca, por cuatro trillones de pies cúbicos, o sea que hay gas para decenas de años”, señaló Kuczynski.

Testigo pone en evidencia los cuentazos del jefe de Estado

Ernau Portales, sin embargo, ha establecido una línea de existencia que acredita que las cifras de las reservas de gas en el lote 58 han sido distorsionadas. “Yo he venido aquí a poner esta documentación a disposición de las autoridades para que investiguen”, dijo.

Este exempleado de Petrobras en nuestro país participó ‘in situ’ en las actividades de perforación en la provincia de La Convención para determinar las cifras reales de las reservas de gas.

El mítico lote 58 fue concesionado en el año 2005, durante el gobierno de Alejandro Toledo y las exploraciones se iniciaron en el 2007, según declaró Ernau Portales.

El proyecto, ejecutado por la brasileña Odebrecht, estuvo a punto de zozobrar pero las supuestas reservas reportadas por Kuczynski Godard lo encaminaron a buen puerto.

“La suma es de 1.642 TCF de gas para el Lote 58”, reiteró José Ernau, dejando en claro que las cifras se han inflado con la intención de llevar adelante un proyecto sobre la base de una mentira histórica.

Artículos relacionados

3 thoughts on “PPK INFLÓ RESERVAS DEL GASODUCTO DEL SUR”

  1. Quien es responsable ?el ministerio publico los denuncie a los cuatro presidentes POR traicion a la patria.Alan,Toledo,Humala y PPK.Inocentes palomas no saben nada.

  2. PETROLEO OPERACION MONOPOLICA MAS GRANDE.

    Vea la complicidad de los Medios con respecto al Tema.

    La Opinión Pública dice que está pasando… que intereses hay…

    La ministra de economía y finanzas, la ministra de energía y minas más el actual directorio de PetroPerú tendrán que explicar al Congreso de la República y a la opinión pública las razones que sustentaron la no participación de PetroPerú S.A. en el 25 por ciento del capital social en la asociación con la petrolera Graña y Montero en los lotes III y IV, en un contrato que fue negociado por el organismo estatal promotor de la inversión y de los contratos como es PerúPetro, entre los meses de marzo y diciembre del 2014, cuando se declaró ganador a la referida empresa privada con una participación del 75 por ciento de participación.

    La ministra ha expresado que el directorio anterior ha sido sorprendido por las gerencias de PetroPerú que habrían proporcionado una información incompleta sobre la rentabilidad y los compromisos de inversión que tendría que asumir PetroPerú para honrar su participación del 25 por ciento donde supuestamente se asumirían pasivos firmes y/o contingentes que pondrían en riesgo el financiamiento de la modernizaión de la refinería de Talara.

    Se ha dicho también que la producción de los lotes III y IV es marginal no más de 2,500 barriles diarios de los cuales una participación del 25 por ciento no sería atractiva ni conveniente para PetroPerú, soslayando que el anterior operador de los lotes la noruega InterOil desde el 2010 disminuyó significativamente las inversiones y la perforación en los pozos de desarrollo en razón del término contractual a inicios del 2012.

    En este artículo analizaremos la producción y rentabilidad del Graña y Montero obtenida en los lotes I y V en el período 2005 al 2014 lo cual demostrará la importante rentabilidad que obtiene esta empresa con una producción diaria al inicio de operaciones menores a los 1,000 barriles día para alcanzar los 1,756 barriles en el 2014.

    La rentabilidad será estimarda a partir de la categoría EBITDA, es decir la utilidad operativa antes de los abonos por el pago de intereses e impuestos y antes de las deducciones que se cargan a los costos por concepto de depreciaciones y amortizaciones. Ello le permitirá tener un margen de rentabilidad del EBITDA en relación a los ingresos superior al 40 por ciento en el período 2005 al 2014 como se analizará.

    UN POCO DE HISTORIA

    A inicios de la década de los años noventa el gobierno del presidente Alberto Fujimori en contra del discurso electoral de fortalecimiento de las empresas públicas que generaban cuantiosas pérdidas por los generosos y absurdos subsidios establecidos en el primer gobierno aprista, promovió la privatización por partes de las diversas unidades que conformaban PetroPerú S.A.

    Así, se transfirireron al sector privado las estaciones de servicios (grifos) que detentaba la petrolera estatal y que servían de contrapeso frente a las presiones e intereses de las cadenas de grifos privados. También se privatizaron a precios subvaluados diversas empresas filiales de PetroPerú como Solgás (1992), la naviera Tranoceánica (1993) y se decidió la entrega en lotes pequeños las diversas locaciones que conformaban el viejo lote X en Talara/ Piura.

    Como escribía en mayo de 1994 “ En lo que va de 1992 y 1993, las operaciones noroeste de PetroPerú experimentaron un proceso de privatización a través de la “suelta de lotes” considerados marginales por sus “altos costos”. Ello en el marco del Plan de Transformación, que significa en la práctica una forma de privatización” (Revista de la Facultad de Ciencias Económicas de la UNMSM Nº 2 Mayo 1994”

    Se transferían al sector privado lotes con reservas probadas, más de 925 pozos activos y producción fiscalizada en lo que fueron denominados los lotes I (San Pedro, Tablazo) con un costo de producción de US $ 21.4 dólares el barril. El lote II (Hualcatal) con un costo de producción de US $ 15 dólares el barril. El lote III (Portachuelo, Lobitos, Lomitos, Pariñas) con un costo de producción promedio de US $ 18 dólares el barril. El lote IV (Alvarez) con un costo de producción de US $ 12.9 dólares el barril y el lote V (Los Organos, Lagunitos) con un costo de producción de US $ 14 el barril.

    En verdad, estos lotes fueron transferidos para valorizar a las empresas de capitales nacionales que no pagaron por las reservas probadas, pactando en algunos contratos tasas de regalías elevadas como en los lotes II, III, IV, IX.

    Así, con el argumento que representaban altos costos de producción para PetroPerú pues se consideraban en los mismos los costos y gastos del oleoducto norperuano, los gastos del edificio principal, los montos de amortización por intangibles etc. Es decir, se consideraban una serie de costos que no estaban ligados directamente con la producción. Los yacimientos cuya explotación superaba un costo promedio de US $ 14 dólares el barril fueron transferidos a las empresas privadas.

    Por ello, diversas empresas petroleras como Cavelcas y Geopet S.A. iniciaron operaciones en el Lote I hacia 1992 con una producción de 707 barriles por día. Hacia julio de 1995 dicho contrato fue transferido y asumido por Graña y Montero S.A. una empresa sin mayor experiencia en el sector de hidrocarburos, pues es una empresa especializada en el ramo de la construcción pero que reconocía en la explotación de hidrocarburos en los llamados lotes marginales de la Cuenca Talara una oportunidad de negocios.

    Asumiendo el lote V en 1993 con una producción inicial de 36.4 barriles por día para luego aumentar la misma sobre los 200 barriles diarios, y el lote I hacia 1995 con una producción preliminar de 746 barriles diarios, hoy la producción conjunta de ambos lotes está en un promedio sobre los 1,755 barriles por día tomando como referencia el 2014.

    Se debe recordar, que ambos lotes I y V se explotan bajo la modalidad de un “contrato de servicios” donde a la empresa se le reconoce una retribución y la propiedad de los hidrocarburos corresponde al estado vía PerúPetro. Este crudo es de un alto API y es íntegramente vendido a PetroPerú a precios de mercado, para ser procesado por la refinería de Talara.

    RENTABILIDAD SOBRE EL 40%

    Como diría un alto funcionario de Graña y Montero: “ ¡Obtener petróleo en el Zócalo Continental es tan rentable aún si se trasladase el crudo en camiones! No existe negocio lícito más lucrativo ahora que la actividad petrolera”

    Por ello, el cuadro Resultados Económicos de Graña y Montero Petrolera S.A. entre el 2005 al 2014 nos expone los precios internacionales del petróleo tomando como referencia los precios Brent. También se expresan la producción diaria conjunta de los lotes I y V, que representaban los 892 barriles diarios, elevándose sobre los 1,012 en el año 2007 para incrementarse sobre los ´1,591 barriles diarios en el 2013 y sumar los 1,755 barriles por día en el 2014.

    Asi mismo, se presentan los ingresos de la petrolera por la venta de hidrocarburos, petróleo y gas fundamentalmente, niveles de ingresos que se ubicaban sobre los US $ 40 millones de dólares en el 2005, para subir a los US $ 71.6 millones en el 2008, escalar los US $ 108.8 millones en el 2012 y subir a los US $ 123.4 millones en el 2014 como se podrá observar en el cuadro respectivo.

    A diferencia del comportamiento económico de InterOil en los lotes III y IV, Graña y Montero incrementa la producción en los lotes I y V aprovechando la bonanza y los precios crecientes del crudo, que con el marcador Brent superan los US$ 111 dólares el barril en el 2011 y 2012. Si bien la producción de los lotes I y V tiene su valorización de acuerdo una canasta de crudo el referente del precio Brent es el que mejor se ajusta.En tal sentido, la elevada rentabilidad del negocio se expone en el margen del EBITDA que estima la utilidad operativa antes del abono de impuestos, intereses, y las deducciones que se cargan a los costos por concepto de depreciaciones y amortizaciones, todo dividido entre los ingresos.Así, el margen del EBITDA con excepción del año 2009 en razón del bajón de los precios siempre supera el 40 por ciento, alcanzando un margen del 48 por ciento en el 2011 y 2012.

    Si en el 2011 las utilidades netas alcanzaron los niveles de US$ 25.6 millones, en el 2012 fueron de US$ 22 millones, en el 2013 de US$ 15.4 millones y en el 2014 superaron los US$ 20.5 millones, ello está demostrando la rentabilidad del negocio con mínimas inversiones. En todo caso, en un inicio serán los excedentes obtenidos por la explotación en los lotes I y V que antes fueron de PetroPerú, los que financiarán las inversiones en los lotes III y IV. ¡Luego del mismo cuero salen las correas!

    En todo caso, en los lotes I y V con una producción menor a los 1,500 barriles diarios, explotando yacimientos que fueron calificados como marginales, Graña y Montero ha obtenido una importante rentabilidad.

    A partir del 6 de abril del 2015 con la producción adicional de los lotes III y IV acrecentará sus utilidades rápidamente con menores riesgos, pues efectuará intensivamente perforación en pozos de desarrollo, donde tendrá el 100 por ciento de la producción y de las utilidades, pues el 25 por ciento que le pertenecía a PetroPerú le fue enajenado, sustraído a PetroPerú por mandato de su Junta de Accionistas y su acólito directorio afectando los intereses del estado peruano.
    (Fuente: Investigación UNMSM.)

  3. Mostramos tambien el siguiente fragmento del diario expreso donde da a conocer realmente al detalle esta dificil situación. Fuente Cortesía: expreso.com.pe
    Usted vea la otra cara de la noticia.

    Nos roban a través de los gasolinazos y la deuda para la refinería

    Entre diciembre de 2016 y agosto de 2017, el petróleo bajó 2.4 % en el mundo, pero el precio del combustible en planta subió 3.8 %.

    Ollanta Humala se hizo Presidente prometiendo que el balón de gas iba a costar 12 soles. Como sabemos, el balón de gas ni siquiera se acercó a ese valor durante los cinco años de su gobierno. Peor aún, dizque para cumplir con su demagógica promesa de gas barato, en 2014 Humala otorgó en licitación el Gasoducto del Sur a un consorcio liderado por Odebrecht por 34 años.

    El fin del gasoducto era noble: llevar gas al sur. Sin embargo, en la práctica, el gasoducto hubiera sido una de las más grandes estafas en la historia del Perú. Humala convirtió un proyecto que en 2008 costaba US$ 1,334 millones en uno de US$ 7,300 en 2014. Los exfuncionarios del gobierno humalista y Jorge Barata han ensayado inverosímiles justificaciones “técnicas” del grosero incremento en el costo del proyecto.

    La verdadera explicación del aumento en el costo es harto sencilla. El proyecto del 2008 no tenía ingresos garantizados por parte del Estado peruano. En otras palabras, el riesgo del financiamiento, construcción y operación del gasoducto recaían completamente en el inversionista privado. Por el contrario, el proyecto humalista del 2014 le daba ingresos garantizados al consorcio ganador por la friolera de US$ 912 millones anuales.

    Así hubiera o no gas, hubiera o no demanda, el Estado les garantizaba estos ingresos cada año a Odebrecht y a sus socios. En el colmo de la picardía, estos ingresos los íbamos a pagar los consumidores en los recibos de la luz. El valor presente de los ingresos garantizados del gasoducto superaba los US$ 11,000 millones de acuerdo con Manuel Romero.

    Hay enormes sospechas de corrupción alrededor del gasoducto de Humala. Un colaborador eficaz afirma que Nadine Heredia presionó a Proinversión para direccionar el proyecto en favor de Odebrecht, sobredimensionándolo cuanto era posible, exagerando la demanda de gas.

    Claro está, cuanto mayor era el tamaño del gasoducto, mayores eran los ingresos garantizados para Odebrecht, y mayor la estafa al ciudadano. La Contraloría detectó 5 graves irregularidades en la licitación que jamás han sido aclaradas. El Ministerio Público ha denunciado por negociación incompatible y colusión a exfuncionarios de Proinversión y del consorcio liderado por Odebrecht.

    Debido al estallido del escándalo Lava Jato, Odebrecht se quedó sin plata para continuar con el lesivo proyecto en enero de este año. Más de nueve meses después, Odebrecht aún no entrega los bienes de la concesión al Estado peruano, tal y como lo estipula el contrato. Pero el real problema del Gasoducto del Sur es que el Gobierno de PPK parecería querer volverlo a licitar con el mismo esquema de ingresos garantizados del que disfrutaba Odebrecht y sus socios.

    Ello sería funesto pues lo único que habría cambiado sería la identidad de las empresas privadas que se irían a enriquecer a costa del bolsillo del ciudadano. ¿Qué sentido podría tener persistir en un gasoducto cuyo diseño, con altísima probabilidad, fue resultado de la corrupción?

    TALARA

    La modernización de la refinería de Talara es otro de los elefantes blancos que hemos heredado de la administración de Ollanta Humala. El proyecto pasó de costar US$ 1,334 millones en 2008 a US$ 5,400 en la actualidad. Los ingresos en valor presente, producto de modernizar Talara, no superarán los US$ 2,000 millones.

    Así, continuar con Talara es un crimen económico que equivale a arrojar más de US$ 3,000 millones al mar. ¿Por qué este empeño en defender el enorme despilfarro de los recursos públicos en la refinería a capa y espada? ¿Qué tipo de aritmética se podría utilizar para justificar hacer un proyecto con rentabilidad negativa?

    Al igual que en el caso de la línea 2, las promesas de campaña no parecen guardar relación alguna con lo que hacen los políticos una vez en el poder. En el debate técnico electoral, el exministro Alfredo Thorne criticó con dureza el costo de la modernización de la refinería de Talara, explicando que el lesivo proyecto le costaba 67,000 soles a cada peruano.

    Recordemos que entonces el presupuesto de Talara no superaba los US$ 4,000 millones. ¿Por qué un proyecto que, en junio de 2016, le parecía tan perjudicial a Thorne, Jefe de Plan de Gobierno de PPK, de pronto se volvió rentable el 28 de julio de 2016? ¿Por qué el costo de Talara no ha dejado de aumentar desde el 2008?

    Para no perder plata en Talara, los márgenes de refinación de Petroperú tendrían que ser más del doble de los observados en las refinerías en el mundo durante la última década. Ello es muy poco probable pues hay varias señales de que el grado de eficiencia de Petroperú está lejos de ser el óptimo.

    Para comenzar, consideremos el lamentable estado de un oleoducto que se cae a pedazos como consecuencia de años de deficiente mantenimiento. Es tal el abandono en el oleoducto que en febrero de este año el MEF le transfirió US$ 400 millones de nuestros impuestos a Petroperú para repararlo.

    Pero la señal más clara de ineficiencia de Petroperú es que la gasolina en el Perú cuesta mucho más de lo que debería costar. De acuerdo con el Banco Central, en agosto de este año la gasolina de 90 octanos costaba 10 % más que en Chile.

    Asimismo, el precio de refinería en el Perú es 21.6 % superior al costo de importación. En otras palabras, si Petroperú se dedicara a importar combustibles ya refinados en lugar de refinarlos, la gasolina sería más barata.

    Más aún, los datos nos dicen que cuando el costo del petróleo baja en el mundo, el precio de la gasolina en el Perú baja menos o, incluso, puede llegar a subir. Por ejemplo, entre diciembre de 2014 y noviembre de 2015, el crudo cayó 24.1 % pero el precio de la gasolina en la refinería solo cayó 3.2 %. Peor aún, entre diciembre de 2016 y agosto de 2017, el petróleo bajo 2.4 % en el mundo, pero el precio de refinería de la gasolina subió 3.8 %. ¿Estaría acaso Petroperú financiando el crimen de Talara a través de gasolinazos?

    “El sobreprecio en la línea 2 es sideral”

    Antes de ser Presidente, Pedro Pablo Kuczynski nos prometió una administración técnica y eficiente. En 2014, PPK criticó el dispendio en la línea 2 del Metro e instó a Humala a reducir el presupuesto del proyecto diciendo “esto va a costar más que el canal de Panamá, reflexionemos”.

    En efecto, el sobreprecio en la línea 2 es sideral. El presupuesto de los 35 kilómetros de la línea 2 es de US$ 6,620 millones. Santiago de Chile ha construido 37 kilómetros de metro, líneas 3 y 6, a un costo de US$ 2,760 millones. Inexplicablemente, este Gobierno nos dice que hacer una línea de Metro, al doble de costo por kilómetro que ha pagado Santiago de Chile, aumentará el PBI del Perú.

    Muy por el contrario, hacer proyectos con tamaño sobreprecio reducirá el PBI pues nuestro Estado tendrá menos recursos para reconstruir el norte y financiar los servicios públicos. Es un misterio por qué PPK no auditó el presupuesto de la línea 2 al asumir el mando. Es también un misterio qué puede haber causado su cambio de opinión sobre la rentabilidad social del proyecto entre el 2014 y el 2016.

    LA DEUDA EXTERNA

    Los recursos públicos no son de los gobiernos de turno sino del ciudadano. La deuda externa, producto de los elefantes blancos que este Gobierno se niega a detener, no la pagarán sus funcionarios sino todos los peruanos a través de mayores impuestos y menores recursos para financiar escuelas, caminos, hospitales, y mejores sueldos y pensiones para los servidores públicos. Las prioridades del país no son hacer proyectos inflados para el beneficio de unos pocos. Las prioridades son erradicar la anemia infantil, que hoy se ubica en 44 % y que aumentó entre el 2011 y el 2016; reducir la pobreza, que hoy aqueja a uno de cada cinco peruanos, y darle agua y desagüe a los 8 millones que hoy carecen de este servicio elemental. No podemos ser indolentes ante la miseria y ausencia de oportunidades de millones de compatriotas.

    ESTÁ A TIEMPO

    “El primer año de PPK fue el sexto de Ollanta Humala. Pero, esta administración está a tiempo de cambiar de rumbo para que el año del Bicentenario de la República del Perú sea de promesa y celebración”, indica el economista Juan Mendoza.

    (JUAN MENDOZA / Economista por Brown University)

    (Fuente expreso.com.pe)

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Close