Reportajes

FANTASMAS DE ÁVILA, SULCA Y FASABI PERSIGUEN A OLLANTA HUMALA

Comisión del caso Madre Mía quedó en manos de Héctor Becerril y Fiscalización lo pasaría a condición de investigado en cualquier momento por extraña muerte de la calle Castrat

A las 9:00 de la mañana del viernes, el expresidente Ollanta Humala se puso su camisa blanca y su saco azul para enfrentar a la comisión de Fiscalización que había programado un segundo intento por recoger su testimonio en la pesquisa congresal seguida por la extraña muerte de su exempleado, el excabo EP Emerson Fasabi.

En uno de los ambientes de los que dispone en el presidio de la Diroes, Humala Tasso se reunió con su abogado, Alberto Otárola, para una dar una última revisión al pronunciamiento de dos páginas (ver documento adjunto) que leería ante el grupo de trabajo encabezado por Rolando Reátegui, ante el que se había negado a comparecer el viernes 13 de octubre.

Pero eso no era todo lo que debía preocupar al exjefe de Estado, pues aquella mañana no había llegado con los miembros de Fiscalización -Edwin Donayre, Roberto Vieira, entre otros- el congresista fujimorista Héctor Becerril, pues ya se sabía que asumiría la presidencia de otra comisión parlamentaria que lo investiga por las muertes de los esposos Natividad Ávila y Benigno Sulca en la base contrasubversiva de Madre Mía (Tocache).

La comisión Reátegui se instaló en el penal del exfundo Barbadillo a las 9:30 de la mañana y debió esperar a Ollanta Humala hasta las 10:00. Cuando llegó, se limitó a dar lectura al documento que entre otras cosas señalaba que la investigación congresal era inconstitucional y que su objetivo era inhabilitar al nacionalismo de participar en la vida política del país.

Pronunciamiento de exjefe de Estado para no declarar ante la comisión

Casi paralelamente, Ursula Letona anunciaba públicamente su renuncia a la presidencia del grupo parlamentario del caso Madre Mía, debido a la ‘carga laboral’ que le imponía ser también la cabeza de la Comisión de Constitución y Reglamento. La designación de Becerril quedaba oleada y sacramentada.

Esa misma mañana, mientras Humala Tasso se vestía con la camisa blanca y el saco azul, fue notificado también por Perú.21 que la Cuarta Fiscalía Penal Supraprovincial de Terrorismo y Derechos Humanos, a cargo de Luis Valdivia, estaba en busca de los autores materiales de los asesinatos de Natividad Ávila y Benigno Sulca. Lo que se busca es saber quién dio la orden, según el diario.

Después de la diligencia en la Diroes, el abogado Otárola hizo gala de aparentes dotes de clarividente: “No tengo ninguna duda que el lunes pasarán a calidad de investigado al ex presidente Ollanta Humala, tampoco tengo ninguna duda de que esta comisión va a hacer un informe negativo respecto al caso que indebidamente investigan (sic)”, señaló.

Héctor Becerril, el nuevo presidente de la comisión Madre Mía, ha sido uno de los más encarnizados investigadores de la extraña muerte de Emerson Fasabi, no sólo en este Congreso, sino también en el anterior, en el que integró el grupo que encabezó Gustavo Rondón. Como médico de profesión, cuestionó los resultados del Informe Pericial de Necropsia N° 002515-2015 que señaló que el excabo EP murió de pancreatitis, una dolencia que no es considerada causa de muerte súbita.

Artículos relacionados

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Close