Noticias

CAVIARES PEGAMUJERES LANZABAN MENSAJES DE ODIO COMO “ACTIVISMO”

Mentaban la madre en las calles, pero ministro Del Solar pide no generalizar

Groserías, empujones y cargamontón cibernético eran la constante de Abraham Valencia, Ricardo Milla y otros pegamujeres que se hacían pasar como “socialistas”. Ante ello, el ministro Salvador Del Solar cambió su postura a favor de un lema generalizante, y pidió no generalizar a todo el movimiento “feminista”.
“Déjala decidir conchetum…”, se leía en varias pancartas de las marchas a favor del aborto, o las de “Ni una menos”, donde participaban los personajes antes nombrados, así como la activista LGTB Verónica Ferrari, sindicada por varias personas como otra maltratadora de mujeres.

Además de las denunciantes, otras jóvenes izquierdistas aportaron testimonios confirmando la violencia sistemática que estas tres personas ejercían. Si bien Valencia y Milla admitieron sus fechorías, Ferrari lo negaba, aunque eso no impidió que más testimonios se hicieran públicos.

“Nos asustábamos”, asegura izquierdista Dávila, sobre Ferrari y su expareja

Viví en tu casa en esos momentos y sé muy bien cómo nos asustábamos cuando ellas se peleaban. Incluso en un momento llegué a normalizar las peleas dentro de tu casa cosa que me afectó muchísimo”, publicó en Facebook Alejandra Dávila a Daniel Salas, amigo de la activista LGTB.

También Rosario Grados, quien en un momento apoyó las actividades de estos grupos de ONG y seguidores de Verónika Mendoza, recordó que una de las parejas de Ferrari ya había denunciado el tema internamente, pero no se hizo nada. Algo igual a lo denunciado la semana pasada por el exprocurador Julio Arbizu.

Ministro Del Solar pide no generalizar

“En honor a la verdad, debo decir que éramos muy poquitas y según nuestras compañeras los argumentos eran insuficientes. Creo que fue un episodio decisivo en mi vida y que me apartó políticamente”, reconoció en redes sociales.

MANIFIESTO consultó con el ministro de Cultura, Salvador Del Solar, sobre este hecho que involucraba directamente a los difusores del lema de que Perú era un país de violadores, el cual había evitado criticar. Su postura ahora fue contra generalizar.

Mendoza con entorno de cobardes pegamujeres

“¿El hecho de que en algunos movimientos haya personas violentas como en el resto del país desautoriza los reclamos a estos movimientos hace que desaparezca la violencia contra las minorías? En absoluto. En quién nos queremos concentrar, es en las víctimas recurrentes de la violencia”, declaró el actor.

Artículos relacionados

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Close