DENUNCIAN MÁS INTENTOS DE VIOLACIÓN DE DIRECTOR DE TEATRO

Eva Bracamonte obtiene apoyo de más personas, mientras Castrillón se justifica con "arte al desnudo"

A la denuncia de Eva Bracamonte Fefer contra Guillermo Castrillón, se sumaron más jóvenes, confirmando la costumbre de este sujeto por desnudar actrices y luego arrojarse sin ropa sobre ellas. Si bien el sujeto tiene un mal funcionamiento en su órgano sexual que le impide consumar la violación, se espera la intervención de la Policía.

“No creí que seguía portándose así”, sostuvo la actriz Katya de los Heros en el perfil de Facebook de la joven, señalando que no es la primera vez que el director de teatro se aprovecha de su posición para dar rienda suelta a sus bajos instintos.

A esto se agregó el testimonio de Shirley Rivadeneyra Zamudio, quien le agradeció a Bracamonte su valentía para denunciar a Castrillón, y recordó que “este desgraciado” le hizo lo mismo a mi alumna.

Al igual que con cobardes izquierdistas, se destapa la caja de Pandora

“Al principio solo las toca o lo que él llama “manipulación del cuerpo”. La última sesión a la que asistió mi alumna, el no solo la toco manipulando su cuerpo como director, sino que fue más allá, introdujo sus dedos en la vagina de ella, que al igual que Eva quedo totalmente paralizada, no podía ni moverse y solo lloró”, escribió Rivadeneyra.

Hora antes, Bracamonte había publicado en redes sociales que el “artista” primero se aseguraba de que estén solos. La sometía a golpes como supuesto ensayo, la desnudaba y se pegaba a ella, hasta que un día la tiró al suelo e intentó penetrarla, sin lograrlo.

Más mujeres habrían sido víctimas de agresión sexual

“Si Guillermo Castrillón no me violó, es porque gracias a Dios no pudo, literalmente. Quizás porque había fumado mucha marihuana antes del ensayo, no lo sé”, aseguró la joven, quien señalaba que no podía guardarse más esa experiencia porque muchos en el ambiente artístico saben lo que hace el sujeto pero callan.

Como se sabe, Eva estuvo encarcelada varios meses cuando era inocente. Una cuidada campaña mediática que favorecía a su hermano presionó a los jueces que la sentenciaron en primera instancia. Sin embargo, al final logró su libertad, pero quedó a expensas de estos lamentables hechos.

En su defensa, el acusado mandó una carta a El Comercio, donde justificaba sus acciones diciendo que él buscaba la máxima expresividad en una obra, con una línea muy delgada donde se cruzan emociones, se trabaja con el cuerpo y sus infinitas posibilidades.

Acusado se queja de falta de profesionalismo de denunciante

“Quienes han visto mis obras saben que no son para pacatos y que se juega con altas intensidades (…) De lo que si me hago responsable es de haber convocado a una persona que carecía del suficiente profesionalismo como para, en caso de sentirse vulnerada, haber dicho: basta, hasta aquí llego yo. No sería la primera ni probablemente la última. Ella misma reconoce haber sido advertida de mi forma de trabajo. Lamento también no haberme dado cuenta de su fragilidad emocional”, asevera Castrillón.

Al igual que los pegamujeres izquierdistas Abraham Valencia y Ricardo Milla, dijo que está en un tratamiento psicológico. ¿Será para que no lo manden a la cárcel, sino al Hospital Víctor Larco Herrera?

Artículos relacionados

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

también puedes ver

Close
Close