MÁXIMA ACUÑA DENUNCIA AL ESTADO PERUANO ANTE LA CIDH

Campesina patrocinada por ONGs fue cuestionada tiempo atrás por inventar denuncias y aparecer como propietaria de nueve predios en Cajamarca pese a que dice ser "pobre"...

Máxima Acuña, una conocida activista antiminera que se presenta como campesina víctima de la empresa mineraa Yanacocha, demandó al Perú ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) por supuestamente “no protegerla de violencia de género” en su litigio que mantiene con la mencionada empresa extractiva.

Según informa Correo, los representantes de las ONGs Grufides (fundada por el hoy congresista MArco Arana) y DEMUS (una organización feminista) sustentaron la acusación diciendo que el gobierno peruano incumplió su deber de tutelar los derechos de Acuña, quien asegura ser víctima de ataques por parte de la minera Yanachocha en Cajamarca (norte) desde el 2011.

“Esta violencia no solo ha sido reiterada sino que ha aprovechado la condición de mujer de esta ciudadana, habiéndose configurado como violencia de género en un contexto de conflicto socioambiental”, informó Mirtha Vásquez, abogada de Acuña y directiva de la ONG Grufides.

Artículo que se trajo abajo la credibilidad de activista oenegera

Por su parte, María Ysabel Cedano, directora de Demus, precisó que “la violencia de género en conflictos sociales es una de las 15 modalidades reconocidas en el nuevo Plan Nacional contra la Violencia de Género 2016-2021”.

Sin embargo, es preciso señalar que la credibilidad de esta activista ha quedado bastante cuestionada en tiempos recientes. Por ejemplo, el diario la República reveló que pese a que Acuña decía vivir en extrema pobreza, aparecía en los registros públicos como propietaria de hasta nueve extensos predios en la región Cajamarca. Ella admitió que esa información era correcta.

Y en setiembre del año pasado, el diario El País de España tuvo que retractarse públicamente de un artículo que publicó respecto a una denuncia de Acuña, quien decía haber sido atacada por trabajadores de Yanacocha que destruyeron sus sembríos. El medio tuvo que admitir que esa acusación era falsa y que el artículo fue escrito sin rigor periodístico.

Artículos relacionados

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Close