Entrevistas

“SEPARATISMO CATALÁN TERMINÓ REFORZANDO PATRIOTISMO ESPAÑOL”

Especialista de España explica cómo crisis política desatada por separatistas de Cataluña perjudicó su economía, pero también destruyó la credibilidad de grupos populistas

Lourdes Goicoechea, exvicepresidenta del Gobierno de Navarra, indicó que los españoles recién están saliendo de una recesión económica que se prolongó por políticos supuestamente independentistas, quienes al ver que iban a perder, fugaron del país.

Desde Perú se vio con diferentes ojos lo que pasaba en su país, ¿puede explicarnos qué pasó realmente?

Lo que se ha hecho es aplicar el artículo 55 de la Constitución, lo han decidido los jueces, no los políticos. Los que promovían la separación de España han huido del país, y ahora en las elecciones de diciembre se puede cambiar en gran medida la situación.

Gobierno central de España aplicó autoridad ante separatistas radicales

¿Cómo puede afectar este problema de Cataluña al resto de España?

Hay que ver todo el contexto de comunidades autónomas. Por ejemplo, yo soy de Navarra, y tenemos un estatus de funcionamiento con el Estado diferente. Tenemos una ley que se hizo en 1841, cuando nos integramos a España. Legislamos nuestros propios impuestos y los recaudamos.

Ustedes ya gozan de cierta autonomía, pero no piden ser un país independiente…

Nosotros nos consideramos navarros y españoles. Lo que pasa es que históricamente hemos tenido una mejor gestión de recursos. Pero ahora Navarra ahora tiene el peor sistema fiscal de España, con un gobierno nacionalista vasco. Es incomprensible, no tiene sentido que quien se dice nacionalista tengan a su gente en situación tributaria peor que al resto de los españoles.

¿Cómo así el nacionalismo ganó la mayoría?

No la ganaron, sino que se unieron. En el Gobierno de Navarra se unieron 4 fuerzas: Geroa Bai, EH Bildu (exETA), Podemos e Izquierda-Ezquerra. Entonces tenemos populismo y nacionalismo. Ahora están 26 a 24. Las últimas elecciones fueron complicadas, con partidos nuevos. Los votos de Ciudadanos se perdieron, así como los de UPN, partido con el cual estuve en gobierno.

Promotor separatista Carles Puigdemont terminó abandonando a sus “compatriotas”

¿Cómo se entiende un intento separatista, sabiendo que no solo estaba prohibido por ley, sino que económicamente es prácticamente inviable?

Se estuvo cultivando años la idea “somos catalanes no somos españoles, mantenemos a otros con nuestros impuestos”. Algo inconcebible con un mundo globalizado. Difundieron que les va mal por pertenecer a España, dicho una y otra vez. Por eso ahora creo que la opinión pública está 50 y 50. Es triste tener una sociedad polarizada en Cataluña, con nacionalistas separatistas. Yo me considero navarra y española, para el mundo soy española.

¿A quién le puede beneficiar este separatismo, aunque sea un intento fallido?

A nadie. Lo que pasa es que cuando te has convencido de esas cosas, es difícil hacerte ver la realidad más pronto. Se ha cultivado durante mucho tiempo. Es un tema muy difícil de comprender, incluso para nosotros. Tuvimos la guerra civil y luego una larga dictadura de Franco. Somos una democracia relativamente joven. La Constitución de 1978 enfrentaba heridas abiertas, y está claro que entonces no se curaron totalmente. Por eso hay que reformar la Constitución.

Dictadura de Franco impidió desarrollo democrático de España

Ante el fracaso del referendo separatista por su ilegalidad y la acción que tomó el gobierno español, ¿es factible que surja una organización extremista, al estilo terrorista de la ETA, en Cataluña?

Un movimiento terrorista como ETA es muy difícil. Se vio que la ETA era mala para todos, incluido el nacionalismo vasco. Ahora allí están mucho mejor. País Vasco es un país rico, industrial, de avanzada, rico, con creciente renta per cápita, con una contribución industrial al producto bruto muy elevada.

¿Cómo los separatistas no previeron que las empresas se iban a ir por esta inestabilidad?

A una acción hay una reacción. El dinero es miedoso. La gente que tiene dinero en los bancos empieza a sacarlo. Cojo el banco y lo saco de Cataluña. Tienes una inseguridad. De las provincias limítrofes Aragón, Valencia y Castrellón fueron a hacer eso. “Si se declara la independencia, ya no me cubre el Banco de España”. ¿El Banco Central Europeo? En ese momento sucede un gran cambio también en los catalanes, cuando las empresas deciden irse.

¿Cambio en qué sentido?

Es entonces cuando los políticos ven una situación más compleja. Todo es mejorable, las leyes son mejorables. Si no funciona, vamos a mejorarlas como permite la Constitución, que podemos replantearla luego de 40 años, pero no generando inestabilidad.

Parlamento de Cataluña promovió referendo pero terminó disuelto

¿Cómo un país que hasta el 2009 estaba en desarrollo terminó así?

Los populistas tomaron fuerza a raíz del 15M -movimiento de indignados-, cuando hubo protestas en plena crisis. Era una mezcla entre nacionalismo y populismo. Antes de eso, era fundamentalmente Partido Socialista y Partido Popular. Luego aparece Ciudadanos que es un partido más centralizador, y luego Podemos en elecciones europeas. Casi ni nos enteramos, surgió en un momento de crisis. Pasa en dos momentos; en la crisis del 2008 y en la recesión del 2011. En el 11 pensábamos que la crisis comenzaba a paliarse, pero en el 12 y 13 se fragua este movimiento, y en el 14 irrumpe en las elecciones.

¿Los tomó desprevenidos?

Tal vez estábamos muy ocupados viendo el tema netamente económico. Por eso el 21 de diciembre va a ser decisivo. Hay gente muy decepcionada de los gobernantes que declararon la independencia. Fue un espectáculo.

Se vio que los valientes independentistas terminaron corriendo…

Parecía un chiste para nosotros también. Vimos con preocupación cómo decían “declaramos la independencia. No declaramos, vamos a declarar, no vamos a declarar”. Fue una incertidumbre e incredulidad de lo que pasaba.

Usted ha conversado con catalanes que vivieron estos hechos, ¿qué le decían cuando vieron a el líder separatista Carles Puigdemont irse a otro país?

Cuando coge y se va, si yo fuera nacionalista catalana estaría muy decepcionada. “Has calentado a las bases, las tienes efervescentes y de repente dices no, no lo hacemos”, decían. Esto, sin embargo, ha reforzado la figura de la bandera de España.

¿Ha tenido su lado bueno?

El patriotismo. Ha despertado un sentido de identidad español bastante importante. La bandera española se tomó nuevamente como un símbolo de unidad y fuerza, como cuando el fútbol nos daba éxitos recientemente (España campeonó en el Mundial de Fútbol del 2010).

¿Y cómo está España luego de esto?

España atravesó déficits salvajes en los años previos, se estabiliza el país económicamente, entramos de nuevo en crecimiento y pasa esto. Aparece un fenómeno de estas características y nos pone en situación de inestabilidad. Las previsiones de crecimiento son peores ahora de las que se hacían hace 4 meses. Esperemos que el 21 de diciembre las elecciones nos muestren un mejor futuro para volver al camino del desarrollo y dejar el populismo.

Artículos relacionados

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Close