Noticias

SECRETARIA GENERAL DE PCM TENÍA PASADO FUJIMONTESINISTA

María Soledad Guiulfo, allegada a PPK, Zavala, Meche Aráoz y Cecilia Blume, registra antecedentes no aclarados desde los años 90 y hasta un blindaje ante acusaciones de la Contraloría

Desde julio de 2016 la secretaría general de la Presidencia del Consejo de Ministros (PCM) viene siendo ocupada por María Soledad Guiulfo Suárez-Durand, una funcionaria sobre la que pesa la sombra de la impunidad en su paso por varias gerencias en los sectores público y privado desde el gobierno de Alberto Fujimori.

En principio, como consta en denuncias publicadas en el diario Expreso, Guiulfo era la gerente financiera de la empresa Molinera Iquitos SA que, en 1991, obtuvo un préstamo por US$ 3.2 millones de la Caja de Pensiones Militar-Policial, un crédito que fue refinanciado por falta de pago y donde hubo serios indicios de colusión con militares allegados al exasesor Vladimiro Montesinos.

Ello fue corroborado por la investigación que realizó a la caída del gobierno fujimorista el fallecido congresista Javier Diez Canseco, quien cuestionó que la Caja haya aceptado la refinanciación de la deuda pese a que la garantía otorgada por la empresa era un inmueble que ya se encontraba hipotecado.

Local de la Caja de Pensiones Militar-Policial, que le debe traer tantos recuerdos a la Sra. Guiulfo

A ello se suma que cuatro meses después que la Caja aprobara el refinanciamiento de la deuda, Molinera Iquitos SA ingresó a INDECOPI para declarar su insolvencia, lo que finalmente hizo que la empresa sea intervenida e Indecopi asuma su manejo, sin que pase nada a sus accionistas originales.

Y no fue el único caso, ya que la empresa también consiguió un “préstamo” de US$ 1.1 millones del Banco de Comercio, cuyo accionista mayoritario era la Caja de Pensiones Militar-Policial y que en esa época era manejado por los testaferros de Vladimiro Montesinos, según lo determinaron innumerables investigaciones.

Otra deuda acumulada por Molinera Iquitos S.A. fue una con el Banco Continental, entonces de propiedad del Estado, por la suma US$ 4.5 millones. Todos estos montos no han podido ser cobradas por el Estado dada la lentitud del Poder Judicial.

En paralelo, Marisol Guiulfo empezó a desarrollar una carrera como alta funcionaria en el sector público. En los 90 fue asesora en el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) y en 1995 pasó a la Oficina de Normalización Previsional (ONP), a cargo del sistema pensionario público.

Marisol Guiulfo, en los años que era viceministra del MEF

Su paso por este organismo no acabó bien y fue incluida en el Informe Especial Nro. 336-2008-CG/EA-EE de la Contraloría General de la República, que le encontró responsabilidad penal por el presunto delito de concusión.

Sin embargo, nunca fue acusada por el Ministerio Público ya que para entonces era la viceministra de Economía en el segundo gobierno aprista y se adujo tecnicismos legales para no abrirle el correspondiente proceso.

Guiulfo, tras el fujimorismo, se recicló como funcionaria y acabó en el MEF al lado de Pedro Pablo Kuczynski -entonces ministro-, Fernando Zavala y su asesora Cecilia Blume, donde se la sindicó como autora de las iniciativas para eliminar el sistema previsional de militares y policías, entre ellas su “cédula viva”.

Cuando era funcionaria en Proinversión, en el comité denominado PROPUERTOS

En el segundo gobierno de Alan García (2006-2011) fue dos veces viceministra del MEF y, en su condición de allegada a la hoy vicepresidenta, Mercedes Aráoz, ocupó el cargo de jefa de Gabinete de Asesores del Ministerio de Transportes y Comunicaciones (MTC), directora de la Autoridad Nacional Portuaria y presidenta del Comité de ProInversión en Proyectos de Infraestructura Portuaria (Pro Puertos).

En el gobierno de Ollanta Humala, Marisol Guiulfo renunció a Proinversión pero fue consultora del MEF en temas pensionario y también integró el Consejo Directivo del Seguro Social de Salud (Essalud).

Respecto a estas acusaciones, la funcionaria dijo que los millonarios préstamos para la empresa Molinera Iquitos SA no tuvieron nada de extraño ya que “esa empresa era bien rankeada y los demás bancos también le daban préstamos, no sólo la Caja de Pensiones Militar Policial”.

Denuncias también fueron dadas a conocer por semanario de César Hildebrandt. Y no pasa nada

Sostuvo que tras la insolvencia de la empresa, su familia de alejó de la misma e Indecopi designa un directorio independiente que asumió su reestructuración. Del préstamo otorgado por el Banco de Comercio a Molinera Iquitos, Guiulfo dijo no saber del tema.

Acerca del informe de Contraloría que le encontró responsabilidad penal por su actuación en la ONP, por el presunto delito de concusión, Guiulfo señaló que “en este caso hay el sustento de una addenda que se firmó con toda la base legal” y mostró su disposición a acudir a las instancias judiciales que correspondan.

Artículos relacionados

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Close