ZONA ROJA

EXPRESIDENTE DE LA CVR AFIRMA QUE PEDIR PENA DE MUERTE ES “DEMAGÓGICO Y OPORTUNISTA”

Salomón Lerner Febres indica que esta medida "no es disuasiva" y que sus impulsores solo buscan aprovechamiento político. Todo para concluir con una defensa de la polémica Corte Interamericana de DD.HH.

En una columna publicada en el diario La República, el filósofo Salomón Lerner Febres, expresidente de la cuestionada Comisión de la Verdad y Reconciliación (CVR), se pronunció criticando a las voces que reclaman la implementación de la pena de muerte para los violadores de menores de edad, indicando que esta medida “no es disuasiva” y no ayuda a la solución de este flagelo.

“Aquellos que deberían promover un diálogo razonable y responsable sobre todo esto -me refiero a las autoridades, a los representantes políticos y a quienes ejercen de líderes de opinión- elijan el camino fácil, pero temerario, de la demagogia y el oportunismo… Es un acto de profunda irresponsabilidad entre quienes deberían dar forma civilizada al debate público”, indicó.

Sostuvo que ante lo ocurrido con una niña ultrajada y calcinada en San Juan de Lurigancho lo lógico es que surja la indignación y un enérgico reclamo de justicia, así como demandas de una pronta acción de las autoridades para evitar futuras desgracias, pero que la pena de muerte no resulta la elección adecuada para enfrentar el problema.

Para variar, sale en defensa de los asesinos y violadores

“Quien haya considerado el tema con algún grado de seriedad, sabe que la pena de muerte no es una respuesta razonable pues ella nunca ha funcionado como un disuasivo para este género de criminales“, agregó, señalando además que a ello se suma una administración de justicia que no cuenta con la capacidad para asumir este fenómeno.

Lerner Febres cierra sus comentarios cuestionando que a raíz de este tema se piense en sacar al país de la competencia contenciosa de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, un foro donde la discusión sobre la pena de muerte está completamente vedado al considerarlo atentatorio contra la dignidad humana.

Oímos a enemigos consuetudinarios de la causa de los derechos humanos afirmar que es momento de declarar la pena de muerte y repudiar todos nuestros compromisos internacionales empezando por un retiro de la competencia de la Corte Interamericana. El uso demagógico de las tragedias que comentamos ejemplifica lo peor de nuestra vida política”, culminó.

Artículos relacionados

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Close