Noticias

CIDH SE HA VUELTO ‘FUNDAMENTALISTA’ Y SUS MIEMBROS SON ‘ACTIVISTAS DESENFADADOS’

Constitucionalista García Belaunde advierte que información manejada por Comisión en caso del indulto a Fujimori le llegó de ONGs ‘caviares’.

El 26 de enero último, el constitucionalista Domingo García Belaunde envió una carta dirigida al presidente de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, Eduardo Ferrer Mac-Gregor, en la que cuestionó de manera cáustica su participación en temas referidos al Perú, como el reciente indulto otorgado al expresidente Alberto Fujimori.

En el documento -que hizo llegar en calidad de amicus curiae o amigo de la corte y que fue publicado en el portal Legis.pe- García Belaunde señala que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), dirigida por Francisco José Eguiguren Praeli, se ha vuelto un organismo ‘fundamentalista’ que sigue ‘consignas partidarias’ y maneja información de ONGs ‘caviares’. A continuación, algunos extractos de la carta:

“El indulto fue anunciado esquemáticamente en un comunicado de la presidencia de la República el día 24 de diciembre de 2017 en la tarde y esa misma noche se publicó el dispositivo legal pertinente en una edición extraordinaria del diario oficial El Peruano. No obstante, en un aproximado de tres días la Comisión en pleno -lo cual lo dudamos- aprueba un largo comunicado en el cual se basa, sustancialmente, en aspectos médicos y de trámite interno que no sabemos de dónde los sacó“, dice el documento.

Parte de la misiva enviada por el constitucionalista García-Belaunde

“Aún más, califica a los delitos por los cuales se sancionó al expresidente Fujimori como de lesa humanidad, lo cual es falso. Tales calificativos no aparecen ni en el expediente de extradición enviado por la Corte Suprema de Justicia de Chile ni menos en la sentencia final emitida por la Sala Penal de la Corte Suprema peruana. El delito de lesa humanidad aparece en la normativa peruana solo a partir de 2003. No sabemos de dónde la Comisión saco esa información”.

“Todo parece indicar que la información que manejó la CIDH fue proporcionada por conocidas ONGs de Lima, que precisamente se dedican a estos menesteres. Estos grupos son los que se conocen en los medios como ‘caviares’, expresión tomada del francés y que se usó en los medios políticos de los años ochenta del siglo pasado (gauche caviar) para referirse a las personas que viven del establishment pero practican el deporte de criticarlo”.

“La Comisión Interamericana tiene un funcionamiento muy interesante y que se remonta a varios años atrás. Ha servido mucho para que los países puedan librarse de las dictaduras y en tal sentido han sido útiles al Perú en los años finales de la dictadura de Fujimori. Pero en los últimos tiempos se ha vuelto fundamentalista y usa un lenguaje soez que no se compadece con la prestancia que debería tener“.

Acá sacando al descubierto a la “izquierda caviar” camuflada en la CIDH 

“Ha tenido pronunciamientos apresurados y por eso varios países no les han hecho caso, pues se montan sobre situaciones en los cuales están mal informados y en donde responden a consignas partidarias cuyo origen no está muy claro”.

“Por solo mencionar uno, hay que recordar que hace pocos años la CIDH, alarmada por los ‘ambientalistas’ y los ‘defensores’ de derechos humanos, emitieron un comunicado en términos altisonantes pidiendo al gobierno peruano que paralizase las obras para llevar a cabo el proyecta minero ‘Conga’ en la sierra norte del Perú. Lo curioso del caso es que a ese momento el referido proyecto ni siquiera se había iniciado y todavía sigue sin iniciarse. Lo cual, lamentablemente contribuye a que la CIDH no sea confiable”.

Domingo García Belaúnde también se refiere al caso de la acusación constitucional contra cuatro magistrados del Tribunal Constitucional (TC) en los siguientes términos:

“La Convención Americana señala claramente que las medidas provisionales las adopta la Corte (art. 63.2). En el caso de la acusación constitucional contra cuatro magistrados del Tribunal Constitucional, el entonces presidente de la Corte, señor Roberto F. Caldas, dictó la medida provisional para que el trámite de acusación constitucional que se seguía en el congreso peruano se paralice. Es decir, el señor Caldas, conocido únicamente por sus actividades en pro de las ONGs en su país de origen, dio por sí y ante sí tal medida provisional en tanto la Corte Interamericana no se reuniese en su sesión de 2 de febrero de 2013″.

Un duro pronunciamiento contra los mercaderes de los derechos humanos

El constitucionalista peruano también le salta al cuello a la misma Corte al señalar:

“Cuando los Estados aceptaron la competencia de la Corte, fue en el entendido que confiaban en jueces que eran gente seria, no comprometida políticamente y además estudiosa de la problemática. Esto no se ha comprobado. Los miembros de la Corte y de la Comisión tienden a ser con el tiempo, activistas desenfadados en materia de derechos humanos, antes que jueces serenos y austeros, como era en otras épocas (como por ejemplo cuando fue juez el maestro Héctor Fix-Zamudio, que además fue presidente de la Corte)”.

Artículos relacionados

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Close