Noticias

DOS TESTIGOS CLAVE IDENTIFICAN AL VERDUGO DE ‘MADRE MÍA’

Comisión del Congreso recibirá mañana testimonios de civil y soldado que señalan con nombre y apellido al ‘ejecutor’ de base contrasubversiva

La comisión congresal del caso ‘Madre Mía’ recibirá mañana a dos nuevos testigos que han señalado con nombre y apellido al autor material de varios presuntos asesinatos y desapariciones forzadas en la base contrasubversiva de Huánuco, cuando era manejada por Ollanta Humala, en 1992.

Las identidades de estos personajes- un civil y un soldado, según pudo conocer este portal- se mantienen en estricta reserva, al igual que las de los tres efectivos que declararon, a cara tapada y con capuchas, el viernes de la semana pasada.

Fuentes cercanas a esa comisión revelaron que en entrevistas preliminares los dos testigos han identificado plenamente al ‘ejecutor’ de las muertes, quien habría formado parte del círculo íntimo de Ollanta Humala durante su permanencia en la guarnición castrense de Tingo María.

Testigos encapuchados fueron a declarar a la comisión investigadora (FOTO: Luis Gonzáles)

Señalaron, sin embargo, que este siniestro personaje- que ha sido bautizado como el ‘verdugo’ de ‘Madre Mía’- no habría tenido que ver directamente con las muertes de los esposos Natividad Ávila y Benigno Sulca, sino con otras que no han sido difundidas.

Según las fuentes, este militar habría recibido las órdenes del ‘Capitán Carlos’ no sólo para ejecutar a los civiles sino también para desaparecer sus cuerpos arrojándolos al cauce del río o sepultándolos en lugares apartados como el denominado ‘matadero’.

El grupo de trabajo presidido por Héctor Becerril ha recibido un cúmulo de testimonios que complican la situación del exjefe de Estado, como el del notario Mario Arias Jaramillo, a quien acudió Amilcar Gómez para que el testigo Jorge Ávila– hermano y cuñado de las víctimas antes mencionadas- cambiara su testimonio.

La Cuarta Fiscalía Penal Supranacional de Terrorismo y Derechos Humanos reabrió en junio del 2017 el caso de los asesinatos de los esposos Natividad Ávila y Benigno Sulca en ese recinto militar, después de ocho años de que fuera archivado. La investigación congresal corre de manera paralela.

Artículos relacionados

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Close