ONGS CRITICAN NUEVA CURRÍCULA ESCOLAR QUE COMPARA A SENDERO LUMINOSO CON AL QAEDA

Coordinadora de Derechos Humanos pide usar “conflicto armado interno” y no “fenómeno terrorista” en textos, y denuncia convenio Minedu-Congreso. Vexler aclara que este no existe

Ante la pronta impresión de textos escolares con modificaciones respecto al terrorismo que azotó nuestro país y subsiste en el VRAEM, la Coordinadora Nacional de Derechos Humanos (CNDDHH), que agrupa a diferentes ONG, denunció que se quería borrar de la historia crímenes de lesa humanidad cometidos por algunos militares y policías.

MANIFIESTO conversó tanto con Jorge Bracamonte, dirigente de la CNDDHH, como con el exministro de Educación, Idel Vexler, a quien el primero imputaba una supuesta alianza con el fujimorismo para atentar contra el derecho de los escolares a conocer la verdad.

“El relato del conflicto armado interno se plantea de hoy hacia atrás, hablando de que fue un peligro para la democracia como Al Qaeda y el Isis. En ese contexto ubica a Sendero Luminoso, lo cual no contribuye a una visión integral y comprensiva de los hechos. Es un relato, digamos, bastante cerrado que no corresponde a la verdad”, indicó el activista.

Bracamonte: “Incluir contexto en que se dan los hechos”

Bracamonte refirió que esto se incluiría en los textos para primer, segundo y tercer año de Secundaria, en el curso de Desarrollo Personal y Ciudadanía. Agregó que se debe responder a las preguntas ¿Qué ocurrió?, ¿Por qué ocurrió? y ¿Quiénes fueron los responsables?

“Se debe incluir el incluir contexto en que se dan los hechos, donde se comprende por qué se produce un fenómeno de esta naturaleza de violencia y terror, que el Estado respondió en determinado momentos y sectores, convirtiéndose prácticamente en lo mismo”, sostuvo el de la CNDDHH.

Añadió que esto implica un negacionismo que no contribuye a la capacidad crítica de niños y jóvenes frente a la sociedad, y que casos como las torturas y asesinatos en el Cuartel Los Cabitos no se mencionan en los textos. Consultado sobre el uso del término “conflicto armado interno”, Bracamonte dijo que en el extranjero se llama así a lo sucedido en Perú.

Alumnos veían la sonrisa y la serenidad de delincuentes Guzmán y Polay, respectivamente

“No es un tema de polemizar, sino de ver qué herramientas del derecho internacional emplea nuestro país para definir su propia historia, y lo que hizo un sector político organizado para hacerse del control del país, con los hechos que lo rodearon, como la discriminación, el racismo, el olvido comunidades campesinas”, cuestionó.

Por su parte, Vexler negó que su gestión haya firmado un convenio con el Congreso o que haya dejado sesgo alguno a imprimirse en los textos para colegios, sino que solo hubo coordinaciones con la Comisión de Educación, pero que la política educativa la dicta el Poder Ejecutivo.

“En un comunicado, la Coordinadora dice que suscribí un convenio en setiembre pasado con el Congreso, pero solo dimos una conferencia sobre las posibilidades de promover todo lo relacionado al significado del Congreso en el marco del sistema democrático del país: como institución para el balance de poderes, sus funciones de representación, fiscalización y legislar. Nunca hablamos de contenidos curriculares para un convenio”, aclaró.

Vexler: Nunca hablamos de contenidos curriculares para un convenio

El educador también enfatizó en que sí se consideró contenidos sobre el fenómenos terrorista sin dejar de hablar de atentados de Derechos Humanos de algunos malos militares y policías desde Primaria, en el área de Personal Social y Desarrollo Personal, Ciudadanía, Historia, Geografía y Economía, fundamentalmente en cuarto y quinto años de secundaria.

“Que los alumnos conozcan lo que fue el terrorismo del MRTA y SL, y también atentados contra Derechos Humanos en el contexto de la lucha antiterrorista. Estábamos claros de que se trata de un fenómeno terrorista. Esperábamos poner a consulta el currículo con el Consejo Nacional de Educación, pero por los temas que todos saben (renuncia de PPK) no se pudo, y se dejó la posta al actual ministro, Daniel Alfaro, pero tengo entendido de que aún no se definen los textos para imprimirse”, continuó Vexler.

Desde el Ministerio de Educación nos informaron que se pronunciarían para aclarar el tema, y nos adelantaron que la CNDDHH habría incurrido en varias inexactitudes.

Artículos relacionados

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Close