Opinión

EL GOLPE Y LOS PODERES DEL ESTADO

Ante indignación ciudadana, nuestro columnista Oswaldo Zapata exige al presidente Martín Vizcarra medidas radicales contra toda autoridad que demore castigo a corruptos revelados en audios

Oswaldo Zapata, coronel EP y doctor en Desarrollo y Seguridad Estratégica @OswaldoZapata

En política nada sucede por accidente, y si sucede, ha sido debidamente planeado, decía el presidente Franklin D. Roosevelt. Videos y audios se han convertido desde setiembre de 2000, en el arma tecnológica más mortífera para traerse abajo gobiernos corruptos, sociedades secretas y cofradías políticas. Pero también han servido para desenmascarar ante el ojo y oído público a las autoridades criminales que gobiernan este país en sus diferentes niveles.

Hace poco fuimos testigos como Bruno Giuffra, un ministro de la corrupta administración de Pedro Pablo Kuczynski y un grupo de congresistas, liderados por el legislador “K”, pertenecientes a la “Fuerza Política N°1”  negociaban votos a cambio de prebendas y recompensas presupuestales.

¿Cuál fue el control de daños? Suspensión de congresistas, una renuncia ministerial, una presidencial y la clásica denuncia ante el Ministerio Público. Dos poderes del Estado y una escena del crimen con participación del Ejecutivo y Legislativo.

Audios del escándalo han destapado una olla de grillos al interior de la judicatura

Hoy le tocó al Poder Judicial, protagonista de la historia criminal que ha consternado al país y asqueado a la opinión pública. Para cerrar el círculo vicioso, la semana pasada se filtraron a través de IDL varios audios que comprometían a algunos magistrados supremos y superiores en corrupción y tráfico de influencias.

El Poder Judicial ha colapsado, y no solo se trata de jueces y fiscales supremos. ¿Y los provinciales? Instancias donde verdaderamente hay que soltar plata para salir bien librado, seas inocente o culpable. Recordemos el sabio consejo que Nadine Heredia nos hace en sus agendas, “juez se puede escoger”.

El presidente Vizcarra solo ha demostrado laxitud para enfrentar la crisis política desatada. No logrará nada conformando una comisión para la enésima reforma del sistema judicial del Perú; más aún si la integran exministros de gobiernos que hoy están siendo investigados por corrupción. Tal es el caso de Walter Albán, colaborador inmediato de Ollanta Humala Tasso.

Sin mayor justificación, el mandatario separó de su gabinete a Salvador Heresi, por haber conversado de asuntos oficiales con el tóxico César Hinostroza. Esa actitud es cobarde, señor presidente. Defienda a su gente hasta el final; los traseros que tiene que patear se encuentran por otro lado y le sugiero patearlos ya. Declare en emergencia al país, las condiciones se han dado. ¿O no, señor presidente?

Columnista critica retiro del ministro de Justicia luego de difusión de audios con juez Hinostroza

La administración de justicia y la protección de la legalidad no pueden estar en manos de delincuentes con saco y corbata enquistados en todo el aparato estatal. A los peruanos nos toca destruir a las organizaciones criminales disfrazadas de entidades públicas, tenemos que fracturar y romper la falsa institucionalidad, crear un desorden para arribar en un nuevo orden.

Hagamos una huelga general o desobediencia civil contra los poderes y organismos constitucionales autónomos del Estado, no acudamos a las citas judiciales, no prestemos declaraciones en el Poder Judicial ni en el Ministerio Público, pongámoslos en pausa, desconozcamos su autoridad y poder, exijamos medidas más drásticas al presidente Vizcarra.

Ya no más nombramientos de jueces y fiscales sin la participación de la sociedad civil. El titular del Poder Judicial y el fiscal de la Nación no deben ser nombrados por una treintena de vocales supremos y siete fiscales supremos, solo porque se argumenta separación de poderes.

En el Perú hay un poder invisible económico que gobierna a todos los poderes. El mandatario debería dar muestras que tiene voluntad política para ordenar al país. ¿Qué espera para intervenir y cerrar el Congreso de la República? Acaso teme dejar sin poder a la “Fuerza N°1” y  repetir la historia de Alberto Fujimori? Ese es el costo de detentar el poder.

Emplaza a Martín Vizcarra a cerrar el Congreso y emprender cambios radicales en el país

Las Fuerzas Armadas, en estas horas aciagas constituyen la reserva moral del país, sus mandos no deben dudar en apoyar al jefe de Estado en estos difíciles momentos. Así la decisión pudiera mostrarse como anticonstitucional, no deben dar la espalda al país ni hacerse los desentendidos, el hecho que no deliberen no significa que ignoren lo que está pasando en el país.

Artículos relacionados

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

también puedes ver

Close
Close