Noticias

MILES DE VENEZOLANOS PASARÍAN A LA CLANDESTINIDAD POR ONU Y ONG CAVIAR

Organismos con financiamiento extranjero pretenden que llaneros sean considerados "perseguidos políticos" y no inmigrantes. Más de 90,000 quedarían en calidad de ilegales

Por gestiones de la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), y de la ONG Encuentros, numerosos hermanos venezolanos que llegan al Perú ya no piden ser inmigrantes con permiso para trabajar, sino que solicitan ser considerados “refugiados políticos”, figura migratoria que solo aplica al dos por ciento.

El último fin de semana, cuando empezó a regir la exigencia de pasaporte, miembros de ACNUR y de Encuentros llegaron al paso de Tumbes, y exigieron al personal de la Cancillería y de la Superintendencia de Migraciones que permitan el ingreso de casi 800 venezolanos que no cumplían este requisito.

¿Cuál era su argumento? Que no eran personas que salían de su país por problemas económicos, sino por una persecución de parte del régimen de Nicolás Maduro. Esto ya no los convertía en inmigrantes, sino en “refugiados”.

Vicecanciller alerta que muchos llaneros serían rechazados

Ante la presión, las autoridades peruanas los dejaron pasar, mientras se evalúan las centenares de solicitudes, trámite que demoraría un promedio de dos meses. En ese tiempo, los llaneros, podrán trabajar en forma legal, pero luego podrían quedar en calidad de ilegales.

“De pedidos de refugio hay 100,000, pero la tasa de aprobación es mucho menor. No llegan a cien. La mayoría son migrantes más que refugiados”, indicó esta mañana el vicecanciller de Relaciones Exteriores, Hugo De Zela Martínez en RPP Noticias.

Es decir, más de noventa mil personas quedarían en dos meses prácticamente en la clandestinidad, sin ningún papel migratorio válido, y expuestas a sobreexplotación laboral. Incluso en casi de ser víctimas de la delincuencia, no podrían denunciarlo formalmente.

Catedrática Berganza a favor de que todos entren sin restricciones

Previamente, Isabel Berganza, docente de la Universidad Antonio Ruiz de Montoya, señalaba que todos los llegados desde tierras llaneras debían ser acogidos, más allá de su status legal. Esto encaja con la ACNUR, la cual solicita que les considere como refugiados, algo que se contradice abiertamente con un trabajo profesional desarrollado por la Organización Internacional para las Migraciones.

“La mayoría de migrantes venezolanos lo hace por razones económicas y falta de trabajo”, aseguró a su turno la Organización Internacional de las Migraciones (OIM).

Artículos relacionados

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Close