Entrevistas

EXGEIN: MONTESINOS QUERÍA APROVECHARSE DE NUESTRO TRABAJO ANTITERRORISTA

En la segunda parte de esta entrevista, el general PNP Carlos Morán nos cuenta cómo los políticos actuaron a favor y en contra del trabajo de Inteligencia, a costa de nuestros héroes

¿A 26 años de que capturaran a Abimael Guzmán y a miembros de su cúpula, cómo ha cambiado el país?

Sendero Luminoso decía en sus escritos que ya había alcanzado el equilibrio estratégico, y estaba a un triste de pasar a la ofensiva. Significaba que, a su entender, habían cercado Lima desde la periferia, a través de atentados y trabajo de adoctrinamiento intenso en conos de la ciudad. Hay que recordar que el año 1992 fue cuando las acciones terroristas llegaron a su pico

¿Por qué ese año se incrementa?

Ya había una ola de atentados que venían como secuela de la preparación de SL en 12 años de acción demencial contra el Perú. Se había realizado un primer congreso de la organización terrorista, y los planes armados habían sido aprobados allí. Los comités regionales ya tenían una consigna de avanzar en el desarrollo de su acción terrorista, que ellos llamaban guerra popular. Llegaron al pico de su accionar terrorista ese año, y el gobierno de Estados Unidos consideró que SL estaba a un paso de lograr un giro en la conquista del poder, y eso significaba convertirnos en una Camboya.

¿Cómo era la situación de la población?

La población estaba aterrorizada. Los apagones impedían actividades que hoy son normales, como la vida nocturna, o festejar un partido de la selección con las barras. Los jóvenes que vivieron esa época no pudieron vivir lo que viven los de hoy. Muchas veces pasábamos Año Nuevo en tinieblas. Los matrimonios, cumpleaños o bautizos se acababan cuando volaban una torre de alta tensión.

Ya nos habíamos acostumbrado a decirnos Feliz Navidad o Feliz Año en tinieblas

Los que hacían su agosto eran las fábricas de velas, y por allí los vendedores de equipos electrógenos. También los que vendían pilas. Apenas se iba la electricidad, la población conectaba su radio a pilas porque era la única forma de saber lo que sucedía.

Héroes en anterior encuentro de camaradería

Siempre ha subsistido la versión de que el GEIN estuvo a punto de capturar a Guzmán mucho antes. Usted estuvo allí. ¿Qué pasó exactamente?

A inicios de 1990 golpeamos al departamento central de Sendero, y en setiembre al de propaganda. Sin saberlo, habíamos capturado a dirigentes nacionales que habían participado de su congreso, por el 88 y 89. En diciembre del 90 se llega a una casa de Chacarilla, de la avenida Buenavista, donde se realizó un evento partidario, y llegaban cabecillas de Sendero. En esa oportunidad, se acopiaban indicios: medicina, envases de vino, y otros, que permitían inferir que había una reunión importante.

Revisaban la basura…

Sí, y encontramos en una papel una grafía que podía corresponder a Guzmán, como cotejamos en otros documentos previos que teníamos, pero pasa algo raro.

¿Qué sucedió?

Al jefe Enrique Oblitas Jaén lo relevan, y lo reemplaza el general John Caro. Solo eran 6 días de vigilancia que habíamos tenido, y no había una convicción de algunos del GEIN para intervenir. Algunos opinábamos que sí se podía, pero en esa época no se conocía mucho.

Podían espantarlos y hacer que sean más cuidadosos…

En ese momento era un albur jugársela. Mi opinión era fría, pero no estaban seguros todos al 100 % Para el 12 de setiembre fue diferente. Ya había un trabajo de más tiempo, aunque luego (cuando son capturados) “Mirian”, “Artemio” y “Feliciano” dicen que estaba allí y que se fueron, siempre me quedó una sospecha.

Ustedes entran días después y encuentran pruebas de que habían estado allí…

Mi conjetura era que alguien que tuvo acceso al GEIN, les pasó la voz. Ellos dijeron que les pasaron un papelito debajo de la puerta avisándoles. Es como que Bin Laden hubiera estado en una casa y alguien le hubiera avisado que llegaban militares norteamericanos, para que se escape. Montesinos llegaba al GEIN en esos años…

Exjefe de Dircote, Juan Gonzales, explica atentados que producían apagones

¿Iba y estaba allí con ustedes?

En una oportunidad yo lo vi. Fue justo en diciembre del 90 cuando estábamos en este caso. Me parece sospechoso que se haya precipitado la salida del general de Dircote, y se haya cancelado la operación hasta el 31 de enero del año siguiente.

¿Montesinos les avisó a los terroristas?

Yo solo puedo afirmar hechos que he visto, pero sí había una intención de, por lo menos, capitalizar el esfuerzo de policías bien intencionados, para beneficio político. Si no hubiesen surgido estas afirmaciones de los terroristas después, no tendría la tesis de que quien filtró la información fue un allegado a Montesinos, para no perder la oportunidad de capitalizar esta acción.

¿Fujimori sabía de los detalles de su trabajo?

Exculpo por completo al presidente Fujimori, porque esto fue cuando el gobierno recién entraba, quien se convirtió en el gran operador que centralizó las acciones militares y policiales fue Montesinos. Fujimori visitaba el GEIN recién en 1991, cuando veía que la labor era eficiente y había resultados prácticos. Eso es cierto, yo lo he visto.

¿Lo sentían como un respaldo?

Obviamente que sí. Acá no debe haber sesgo político ni intencionalidad oculta. La verdad es que eso pasó así.

Fujimori los respaldaba con eventuales visitas

Pero de Montesinos sí duda…

Sí, un personaje siniestro, que inclusive hacía que miembros del grupo Colina ingresaran al GEIN para evaluar nuestra información.

¿Los Colina realmente hacían Inteligencia? Se les conoce por todo lo contrario, como una Pandilla Basura que termina torturando y asesinado sospechosos…

Llegaban por coordinación de Montesinos para todo este grupo, cuyos miembros están todos sentenciados, para que analicen nuestra información en abundancia. Había cajas de documentación, relación de terroristas sin conexiones a sus cabecillas, que no nos interesaba mucho. Luego nos enteramos que de allí sale lo de Barrios Altos, porque allí había la información del personal de apoyo sobre las personas que murieron.

¿Cómo hicieron para evitar que su trabajo sea usado en mala forma?

En ese momento yo era capitán y le dimos cuenta al mayor Jiménez. Ellos no hacían análisis, más buscaban nombres y direcciones, y después se produce lo de Barrios Altos y La Cantuta. Eso nos llamaba la atención, y Benedicto se pelea con el comandante jefe de ese grupo Fernando Rodríguez Zabalbeascoa.

¿Cómo pelean?

Discuten fuerte y Benedicto los bota del edificio. En ese momento, pelearse con alguien allegado a Montesinos era como una sentencia de muerte. Pero iban también Rivas, Pichilingue, incluso suboficiales. Cuando vimos lo que hicieron luego, nos dijimos Colina ha estado entre nosotros.

¿De quién era la orden para que ellos entren?

La orden era del director de la Dircote.

Portada histórica, cuando La República era frontal contra el terrorismo

¿John Caro?

Claro, no era una cuestión secreta, era una orden. Ellos estaban más preocupados en tener información sobre blancos inmediatos, pero Benedicto les decía que la información la teníamos nosotros, que solo compartíamos información de análisis. Menos mal que fue así.

Si les daban, a lo mejor se les escapaba Abimael Guzmán el 12 de setiembre…

Sí, eso fue un tiempo hasta que pasa lo de Barrios Altos, y ya parece que no podían salir en público como antes.

 

ANEXO: UN HÉROE HUMILDE

¿Cómo se gestó la captura de Guzmán?

Más allá de la acción heroica del GEIN, del trabajo paciente y silencioso, fue resultado de una generación de policías investigadores que se formaron en la Dirección contra el terrorismo. Creo que, algún día, el país va a reconocer el mérito de esos policías que plantaron el germen del GEIN. Cuando ocurre lo de Chuschi en 1980, ya la Policía de Investigaciones apuntaba a este trabajo. Recién en 1981 el presidente Belaunde da las normas contra el terrorismo, y en el 83 nace la Dircote.

Benedicto Jiménez decía que tenían que pensar como terroristas…

Sí, y así es que luego se gesta el GEIN. Hay que reconocer que, de la nada, se traza una nueva metodología de trabajo desde la Dircote, que se ve plasmada en el GEIN

Antes arrestaban y de allí investigaban…

A fines del gobierno de Alan García se hacen los primeros acercamientos con la embajada norteamericana, para el tema logístico y un poco financiero. Estaban los comandantes Luis Elías Cuenca, Clodomiro Díaz Marín y Félix Murazzo Carrillo, quienes comenzaron a tener las primeras informaciones por inteligencia electrónica, que podía generar nuevos casos contra esta agrupación terrorista.

“Abogados Democráticos” eran parte de organización criminal

¿Cómo cambiaron esa costumbre de atrapar a un terrorista y luego ver cómo salía libre presionando a jueces y con sus abogados listos para defenderlos?

Se capturó a Morote en los 80 por ejemplo, pero al principio la Dircote era de reacción, no investigativo previo. Los terroristas tenían a sus Abogados Democráticos, y todo eso hizo que a fines del gobierno aprista se cohesione mejor lo que se tenía, con el trabajo investigativo de campo. Es allí el mérito de Benedicto, de Marco. Benedicto le da el toque imaginativo, la iniciativa de desarrollo del trabajo.

¿Cómo llega usted al GEIN?

Me convoca el comandante Luis Elías Cuenca, que manejaba el tema de inteligencia electrónica. Yo trabajaba en la Dircote, en Delta, donde todos aprendíamos. Mi labor era análisis de las informaciones para hacer nuestras hipótesis de trabajo, que se complementaba con el personal operativo, de campo. Con eso se hacían las investigaciones.

Artículos relacionados

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Close