INSULTAR A KEIKO ES MISOGINIA (PARTE 2)

The Pilot critica fuertemente a Carlos Galdós, y también a activistas que han demostrado hipocresía. Asimismo, culpa a cierta prensa de generar odio

 

Me apena mucho, como ciudadana, estar escribiendo una nueva entrega acerca de esto. Es lamentable que desde hace un mes, cuando escribí la primera columna, no se haya aprendido la lección. Las recientes declaraciones y burlas por parte del pseudocomunicador Carlos Galdós son inmensamente nefastas para nuestra sociedad, pero a su vez nos muestra con crudeza lo podrida que está.

Resulta, pues, que ese sujeto en su espacio de Radio Capital, por desgracia, una de estas tardes ha hecho sorna, de la forma más vulgar y grotesca que pueda imaginarse, “despachándose” mediante constantes improperios e insultos en torno a la situación en la que se encuentra actualmente Keiko Fujimori durante su prisión preliminar, situación que revelara para la opinión pública hace algunos días su abogada Giuliana Loza (también he percibido burlas discriminadoras hacia su persona).

Sencillamente, ese tipejo es un maricón, un pobre y triste infeliz que refleja lo parásitos que son algunos peruanos, y refleja también hasta donde ha llegado este circo mediático, he allí uno de sus payasos.

Es triste es que sea pariente de nuestro torero insignia Joaquín Galdós. Sin duda, debe ser muy penoso para su familia. Lo más difícil de creer es que este tipejo (Carlos Galdós) tiene una hija.  ¿Y así se expresa de las mujeres? Lo repito fuerte y claro: ¡Qué pedazo de marica!. Mark, si le partes la cara a ese despojo humano, enhorabuena.

Esto ya fue suficiente. Como ciudadanos debemos tomar el toro por las astas y ponerle un alto a toda esta porquería mediática, repulsiva y que a su vez predica violencia hacia una mujer y esta es Keiko Fujimori.

Puede que a muchos no les caiga. Puede que a muchos no les guste su forma de hacer política, que muchos detesten que sea la hija de Alberto Fujimori. A pesar de todo argumento que puedan pensar nada, absolutamente nada justifica el agravio cobarde que esta peruana acaba de sufrir por parte de ese desgraciado.

Salgamos de una buena vez de esta cloaca y no seamos como el hipócrita grupete “Ni una menos”, que al ser manejado por un simple grupo de comunistas han callado vergnzosamente, y solo mandaron un tuit luego de ser criticados en redes.

Lo cierto es que o se les defiende a todas o no se defiende a NINGUNA. Keiko Fujimori forma parte de todas las mujeres, es hija y madre de familia. Respeto es lo correcto.

Este odio irracional hacia Keiko Sofía Fujimori Higuchi que hoy toca fondo, viene alimentándose desde el día en que ella decidió entrar a la política. Por citar un ejemplo de aquellos días, el tristemente célebre colectivo No a Keiko, empezó denigrando su imagen, no criticándola por sus ideas o sus propuestas de campaña, sino más bien burlándose de ella.

Luego siguieron casi al unísono “El Útero” “La Mula” y demás portales comunistas, poco después los pasquines de Graña y finalmente la sucia prensa lentejera.

Si esto ha llegado hasta donde ha llegado no sólo es culpa del impresentable de Carlos Galdós. Las hipócritas de “Ni una menos”, los medios mermeleros o los comunistas caviares, también la tiene, Y también es culpa nuestra, así que hagamos TODOS un mea culpa y repudiemos la basura, venga de donde venga.

Es hora de comenzar a limpiar nuestro país. Hazlo si amas o dices defender a las mujeres, porque hoy es ella, mañana puede ser tu madre, tu hermana o tu hija.

Quienes somos madres y/o padres debemos pensar en el futuro que queremos dejarle a nuestros hijos. ¿Uno donde los chicos agredan a diestra y siniestra a las chicas, o uno donde sean caballeros, las amen, las cuiden, las hagan felices y las respeten?

Yo, como mujer piloto de avión sí me la doy de “empoderada”. Podría decir “¡No necesito de ningún hombre!” Mentira. Esta sociedad necesita de hombres bien educados (desde pequeños) que nos quieran y nos protejan. Fijemos en nuestra mente: Se les defiende a TODAS o a NINGUNA.

Artículos relacionados

2 thoughts on “INSULTAR A KEIKO ES MISOGINIA (PARTE 2)”

  1. Tu columna me gusta, Keiko no me simpatiza pero Carlos Galdós es como bien dices un mariconazo un bodrio de persona al hablar así de una mujer, a ese conjuro no lo partieron sino lo cagaron.

    Gracias

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

también puedes ver

Close
Close