Noticias

TESTIGO CLAVE DEL CASO ODEBRECHT EN COLOMBIA MUERE MISTERIOSAMENTE

Rafael Merchán, mano derecha del expresidente Juan Manuel Santos, fue llamado como testigo en las invetigaciones. Deceso ocurre semanas después de que Colombia sancionara a empresa brasileña con multa e inhabilitación

El cadáver de Rafael Merchán, quien era exsecretario de la transparencia del gobierno de Juan Manuel Santos y testigo en el caso Odebrecht, fue hallado muerto en circunstancias que están por esclarecerse.

Las autoridades aún no dieron información sobre las causas de la muerte y aseguraron que el caso está en investigación para dar con los responsables. La familia del abogado desconocía su paradero desde el pasado lunes 24 de diciembre, después de la celebración de Navidad.

Como se recuerda, un juez de Colombia admitió a Merchán para que sea testigo en la investigación que se le sigue al exdirector de la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI), Luis Fernando Andrade, por cometer presuntos actos de corrupción con Odebrecht.

Dos muertes como consecuencia del caso Odebrecht ocurrieron en el país cafetero

La información que daría a conocer el exfuncionario fallecido iba a ser fundamental para dar con los presuntos responsables de recibir sobornos por la licitación que ganó la empresa brasileña para realizar obras viales. Además, la defensa de Andrade pidió su testimonio para tener evidencias y tenerlas en cuenta en el juicio oral que se llevará a cabo en enero del 2019.

El hecho ocurrió dos semanas después de que el Tribunal Administrativo de Cundinamarca multara a la constructora brasileña con US$ 251 millones y la inhabilitara por 10 años para celebrar contratos con entidades oficiales, como consecuencia de los actos de corrupción en los que se vio implicada en Colombia.

La muerte de Merchán complica aún más el panorama judicial del caso Odebrecht, pues es el segundo testigo clave en fallecer de forma extraña. El primero fue el ingeniero Jorge Enrique Pizano, ex controller de la concesionaria Ruta del Sol II, encontrado en noviembre en su finca de Subachoque, en Cundinamarca. Y dos días después, en su sepelio, murió su hijo Alejandro envenenado con cianuro.

Artículos relacionados

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Close