Opinión

¡LA INSTITUCIONALIDAD EN EL EJÉRCITO SE DEFIENDE A TODA COSTA!

Columnista Oswaldo Zapata pide intervenciòn de la Contralorìa en los comandos del Ejército, tras detención de mando militar involucrado en corrupción desde 6ta. Brigada de Selva

El 2 de noviembre de 2018, en su discurso de orden al asumir la Comandancia General del Ejército, Jorge Celiz Kuong anunciaba que era imperativo emprender la “Transformación Institucional”, aquello significaría un cambio en la “Cultura Organizacional del Ejército”, basado en la “Ética y la Moral”.

Agregaba la necesidad de edificar progresivamente una “Estructura Mental” motivada con valores de integridad, honor y dignidad. Sin embargo, se mostró desalineado con la cruzada nacional en materia de lucha contra la corrupción, al no haberse pronunciado sobre los mecanismos y acciones de comando que adoptaría en la lucha contra la corrupción al interior de la institución.

Ha sido lamentable la detención preliminar por presuntos actos de corrupción del comandante general de la 6ta. Brigada de Selva, José Flores Guerrero, camarada de armas que sin duda tendrá que responder ante la justicia y el país, si se demuestra que se apropió de dineros públicos.

Pero más preocupante es que el comando del Ejército, a través del Comunicado Oficial N°045/EP de 29 de diciembre de 2018, haya dispuesto como gran hazaña de gestión, la apertura de una investigación preliminar a cargo del Sistema de Inspectoría del Ejército.

¿Recién, a partir de la detención preliminar, el Ejército tomó conocimiento de los presuntos actos de corrupción que habían ocurrido en la subzona bajo responsabilidad del general Flores?

Bastaría precisar que Flores estuvo bajo las órdenes del comandante General de la I División de Ejército, comando que tuvo la responsabilidad de supervisar y controlar las actividades vinculadas a las funciones de seguridad encargadas a la 6ta Brigada, para efectos de las elecciones regionales y municipales 2018 en la Región Amazonas.

El ministro José Huertas, si bien ha anunciado medidas contra la corrupción en las FFAA, debería ser más contundente y no solo pedir la intervención de la Contraloría en forma aleatoria, sino a todos los comandos y dependencias militares que participaron en el proceso electoral 2018.

En otro párrafo del comunicado, rechaza enfáticamente todo tipo de actos de corrupción y reafirma su firme compromiso para hacer frente a hechos de esta naturaleza, asegurando una actuación drástica en el marco del debido proceso (concepto legalista que implica la presunción de inocencia del general Flores).

Obligatoriamente, deberíamos hacernos algunas preguntas de rigor y de profunda reflexión respecto a los hechos que son investigados por el Ministerio Público, si tenemos en cuenta que el Ejército ha participado en las recientes elecciones regionales, municipales y referéndum del 07 de octubre y 09 de diciembre, respectivamente.

Ello involucró participación y desplazamiento de toda o parte de su fuerza operativa, conformada por 05 divisiones, 24 brigadas y otro tanto número de comandos y agrupamientos.

¿Entonces, es válido pensar que el general Flores, no es el único que administró fondos para transporte de tropas? ¿Podrían existir otros comandos de igual o mayor magnitud de escalón (brigadas y divisiones de Ejército) que estén involucrados en hechos delictuosos similares?

¿Constituiría una práctica común apropiarse de dineros públicos en las FFAA? o ¿Formaría parte de una cultura organizacional el simular gastos fantasmas de transporte de personal en los procesos electorales?

Se impone la realización de un examen o auditoría a cargo de la Contraloría General de la República a todos los comandos de fuerza, para deslindar responsabilidades administrativas y penales.

Una verdadera reforma en el interior del Ejército, implica medidas draconianas, esfuerzos conjuntos y actitudes muy positivas para llevar adelante el gran cambio, del que venimos hablando desde hace más de 30 años.

Si realmente queremos que nuestra querida y respetada institución sea grande y reconocida por la sociedad y represente la “Reserva Moral del País”, deberían desaparecer las “Liquidaciones Mensuales” (entrega de dineros públicos para provecho personal).

El general Jorge Celiz tiene la oportunidad de dar este paso histórico, el marcar un antes y un después, de hacer comprender a sus subordinados que en el Ejército del Perú ya no hay espacio para la corrupción institucionalizada.

De lo contrario, su paso por la Comandancia General del Ejército será fugaz, infructuoso e inútil, y no se justificará la lucha que juntos emprendimos para erradicar la lacra humalista corrupta que hoy controla el Ejército y lo tiene secuestrado, a pesar de haber logrado alcanzar su actual puesto.

Finalmente, hubiera sido fundamental que en ese mismo comunicado rechazara y solicitara a través del Ministro de Defensa a su par de Interior, que el grupo de policías a cargo de la investigación al general Flores, retirasen y modificasen la denominación de organización criminal “Los Cuellos Verdes del Milagro” en alusión directa al color verde del prestigioso y glorioso Ejército de todos los peruanos.

En el Ejército del Perú no existen bandas organizadas como en otras instituciones públicas. El común denominador lo integran hombres decentes, de bien y con una elevada vocación de servicio al país. La institucionalidad se defiende a toda costa.

Artículos relacionados

3 thoughts on “¡LA INSTITUCIONALIDAD EN EL EJÉRCITO SE DEFIENDE A TODA COSTA!”

  1. No se que quiere expresar este sujeto, y no se por que le dan cabida en Manifiesto, este sujeto que le fue a pedir ascenso a un congresista, este sujeto que ocupó una casa de servicio en la Villa Militar de Chorrillos cuando no le correspondía al no tener hijos, quitándole la posibilidad a otro “compañero de armas” que si cumplía con los requisitos requeridos, este sujeto que no concluyó su curso básico del arma y nunca debió ascender al grado que ostenta.
    Hoy dice que la institución se respeta? Si el nunca la respetó.
    Además el Ladron cree que todos son de su
    Misma condición.
    Por la institución han pasado señores Oficiales incolumes e incorruptibles, señores de una moral intachable que nunca han manchado el uniforme, y en la actualidad y en actividad existen.
    Que hayan excepciones es otra cosa.

  2. Existen individuos que con la finalidad de ganar algo de protagonismo intentan embarrar la institución de la cual formaron parte. Que infeliz y desafortunada forma de querer ganar dinero, y sobretodo no se de que manera seleccionan a los columnistas de un medio, supuestamente debería de ser por su excelente calidad moral, así como por sus conocimientos y experiencia en el campo, y déjenme decirles que por lo señalado en comentarios anteriores con respecto a ocupar casa de servicio de manera inapropiada, así como por lograr el ascenso de forma exógena (por no decir otra cosa) y en relación a no concluir un curso obligatorio ya ni que decir. Finalmente, si queremos contribuir a la mejora, hagámoslo con recomendaciones al comando y no haciendo escándalos por ganarse un cobre, porque eso mella la moral de la institución que algunos le tenemos respeto y cariño.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Close