Opinión

PERUZUELA, REPÚBLICA DE WEIMAR

The Pilot regresa para advertir que el acuerdo con Odebrecht sería el inicio de una etapa de degradación nacional, que nos llevaría a un peligroso caos

El título podría parecer algo extraño, pero cierto es que por azares del destino es lo que estaría sucediendo actualmente en nuestro país. Si observamos con detenimiento, podremos encontrar múltiples coincidencias con un suceso histórico que aconteció en una nación (cruzando el charco) desde 1918 hasta 1933.

Esto no es sólo alarmante, sino extremadamente peligroso.

Alemania, en 1918, fue uno de los países perdedores de la “Primera Guerra Mundial” y como consecuencia, tras la firma del Tratado de Versalles (1919), la República de Weimar nace como un intento fallido de “República democrática”.

Dicha “democracia” acompañada de una ‘nueva Constitución’, fue prácticamente impuesta por los países vencedores para reducir a su mínima expresión la grandeza del Imperio Alemán, no sólo frenando su crecimiento económico como país a causa de un constante saqueo, sino también mermando el espíritu y moral de su gente al golpear sin compasión el corazón y orgullo de sus ciudadanos.

¿Es que nos parecemos tanto a la República de Weimar?

Caos social e inestabilidad. Weimar: 21 intentos de golpe de Estado. Peruzuela: cambio de presidente en menos de dos años, damnificados del norte aún en espera de asistencia, crisis aguda en los tres poderes del Estado.

Chusma politica. Encabezando con Kurt Eisner y su ‘Revolucion De Noviembre’, lo cual sería un punto neurálgico para la posterior creación de Weimar, en la República ya constituida podríamos citar a Gustav Stresemann, un blandengue caracterizado por ceder ante las presiones francesas y finalmente Heinrich Brüning y Paul von Hindenburg.

En Peruzuela, tenemos gobernando a “Pinocho”, su séquito Villanueva, De Belaunde, Costa y “Techito”. En el Parlamento impresentables como Arana, Becerril, Huilca, Glave y un largo, casi interminable etcétera.

Desequilibrio económico, hambre y pobreza. En Weimar, en 1929 se suspenden los préstamos exteriores, la crisis económica alcanzó a casi todas las familias alemanas de clase obrera a causa de la hiperinflación. En Peruzuela, los precios empiezan a subir, la recesión a hacerse evidente y empresas importantes empiezan a retirarse, la extrema pobreza y el desempleo aumentan, el agua para muchos escasea.

Poder en el sector comunista. En Weimar ganó mucho terreno una “revolución socialista”. Grupos bolcheviques y comunistas se empezaban a codear con las élites empresariales y políticas, así como exactamente lo hacen hoy en Peruzuela, los caviares con sus tentáculos en IDL, la Fiscalía, el TC y el Poder Ejecutivo.

Persecución política hacia la derecha. En Weimar, tras la guerra perdida los primeros objetivos para ser perseguidos por emergentes y empoderados grupos comunistas fueron políticos e incluso héroes de guerra. Caben resaltar los ataques físicos y psicológicos que sufrió Hermann Göering por grupos rojetes.

En Peruzuela sabemos la historia: se persiguió y encarceló a la hija de Alberto Fujimori, se persigue a Alan García, pero se trata con guantes de seda a los demás, a los comunistas, a los rojos, a la chusma política.

Medios de comunicación parcializados: En Weimar, la influencia y poder comunistas lograron también que aquellas persecuciones contra los líderes y partidos de derecha fueran hechas oídos sordos por parte de los medios de prensa.

En Peruzuela, tenemos a los fariseos de la prensa lentejera y a los lamebotas de IDL, creando día a día un psicosocial nuevo para distraer a las masas de la languidez económica de este país y el sesgo editorial, difundiendo una realidad paralela con base en mentiras.Politización de la justicia. En Weimar, Von Hindenburg fue un experto en utilizar la piel de cordero mientras se desangraba su país. En Peruzuela, Pérez, “Carhuancho” y Vela son el mejor ejemplo, de como fabricar ídolos de barro, especialistas en cumplir su función y esta será ¿Representar la búsqueda de la justicia por y para los intereses de los peruanos?

No. Lamentablemente, lucen como contratados para politizar la justicia y claro está, emitir juicios de valor en TV.

Reparaciones vergonzosas a comunistas. En Weimar, Alemania debía pagar indemnizaciones a Francia, Reino Unido, Belgica, entre otros países “vencedores’ de aquel entonces con tendencias o “coqueteos” comunistas. En Peruzuela, se han indultado centenares de terroristas y a su vez se otorgaron reparaciones civiles a favor de ellos, en gran parte gestados por la CIDH.

Firma de tratados lesivos para los intereses y soberanía el país. En Weimar lo fue el vergonzozo Tratado de Versalles, que desencadenó todos los puntos arriba descritos. En Peruzuela resaltan el pre-acuerdo con Odebrecht, que es un robo a manos llenas tan grande como Versalles, y el infame pacto migratorio.

Desmilitarización. En Weimar, tras la firma del humillante tratado de Versalles, se les prohibió a los alemanes armarse en sus fuerzas militares, reduciendo el ejército a sólo 100 mil hombres, sin artillería pesada, sin submarinos, sin aviación.

De hecho, este es el punto más sensible para mi, pues como piloto entiendo que los ases de la aviación de aquella época sufrieron tiempos difíciles, ya que se prohibió la fabricación de aviones con motor y se prohibió a los pilotos volar dichas aeronaves, generando como consecuencia que muchos héroes de guerra abandonen su país, y otros (como Hannna Reitsch), aprendan a volar en aeroplano (sin motor).

En Peruzuela, no tenemos como defendernos si a algún país vecino se le ocurre declararnos la guerra. La fuerza militar es lánguida, el abandono y la desidia ha llegado a niveles insospechados tanto así que, hoy por hoy, vale más la vida de un delincuente que la de un policía. Inaudito.

Inmigrantes. Weimar estaba a tope de inmigrantes judíos, pero lo que desencadenó el rechazo del pueblo alemán fueron las malas prácticas y corrupción de los prósperos banqueros y especuladores de dicho sector, a quienes “misteriosamente” no alcanzaba la crisis económica, así como el apoyo que en ese entonces demostraban hacia el comunismo.

En Peruzuela estamos hasta el cuello de ‘panas’, provenientes de un país comunista, con sus costumbres comunistas, y lo que está desatando el rechazo aquí, es el hecho que algunos empezaran a delinquir.

Sólo puedo decir, ¡PERÚ DESPIERTA! De lo contrario, será una muerte anunciada. Llegará 2021 pronto, y no sólo celebraremos un Bicentenario, sino que le daremos la bienvenida a 1921 otra vez, pero esta vez ya no en la lejana Europa, sino mas bien en Peruzuela.

Estamos en peligro de ser una nación tan humillada, desnuda y desamparada ante los ojos del mundo, como en su momento lo fue la tristemente célebre República de Weimar, y como hoy lo es como testimonio vivo Venezuela.

Artículos relacionados

4 thoughts on “PERUZUELA, REPÚBLICA DE WEIMAR”

  1. PPero la diferencia esta que en Peruzuela, o Peruvene, o Venechuco, no le llega a, la suela a Alemania, son mas de 150 años de desventaja Perucha,

  2. Correcto Pilot necesitamos un Hitler del nuevo milenio. Difícil que pase en el Perú pero con suerte si buscamos tendremos un Videla eso ya sería un gran triunfo.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Close