DESPUÉS DEL REFERÉNDUM: DICTADURA

Nuestro nuevo columnista, Iván Oré Chávez, analiza cómo la reciente consulta ciudadana habría sido un pretexto para empezar a imponer un totalitarismo de intereses extranjeros

El referéndum es el procedimiento por el que se someten al voto ciudadano propuestas legales que implican cambios políticos en la estructura del Estado, como proclamaba el presidente Martín Vizcarra. Por lo general, son la antesala de dictaduras que necesitan de la venia de una muchedumbre superficialmente emocional, lo necesario para que no pueda examinar las propuestas.

De este modo, la cúpula en el poder evita que esta masa humana pueda percatarse de las reformas nocivas que ocasionarían sus decisiones irreflexivas.

Cuando el autogolpe de 1992 convirtió a Alberto Fujimori en un dictador, se anunció el referéndum. Realizado este, en 1993, vino como consecuencia una dictadura de derecha que nos insertó a los designios de la élite financiera internacional.

Presidente en plena votación

El referéndum de 2018 nos llevará a una dictadura de izquierda que entregue el país a los designios de la élite globalista heredera de aquella.

El proceso del 93 se tomó como un respaldo al golpe cívico-militar, producto del cual se instaló el Tribunal de Honor de la Magistratura, integrada por miembros de la casta oligárquica peruana, quienes designaron a los jueces de la dictadura de derecha.

Gracias al referéndum de Vizcarra, se crea la Junta Nacional de Justicia, a iniciativa de la “Comisión de reforma del sistema de justicia” integrada esta última por personajes relacionados al Club de las Oenegés financiadas por el mecenas de la izquierda, George Soros, agente de las familias oligárquicas de la elite global.

Fiscales supremos tendrían menos autonomía

Esto implica la creación de comisariados de control externo para manipular al Poder Judicial y al Ministerio Publico, quienes por medio de una red de colaboradores eficaces, informantes anónimos y testigos protegidos podrán por el sólo indicio, es decir sin corroborar fehacientemente ninguna declaración, separar y expulsar jueces y fiscales que no se alineen al régimen dictatorial de izquierda que paulatinamente va gestándose dentro del mismo Estado.

La dictadura derechista de los 90 se sostuvo por una cúpula cívico militar integrada por oligarcas de la empresarial dominante y altos mandos de las Fuerzas Armadas, justos esos dos agentes que supuestamente habían desaparecido por el gobierno militar velasquista.

La dictadura izquierdista del 2020 se basará en la actual cúpula oenégera caviar financiada por lo poderes globalistas: la ONU, Unión Europea, George Soros, Rockefeller, y ese club de fundaciones relacionadas al Consejo Europeo de Relaciones Exteriores.

Turba que apoyaba referéndum desató caos en Lima

Tanto en los 90 como ahora, las muchedumbres ciudadanas irreflexivas han dado inicio a dictaduras, al desconectarse de la realidad política que evitan conocer, al usar el referéndum para expresar sus emociones viscerales y no para poner clara su posición racional de la cual ha carecido.

Esas muchedumbres no han votado respecto a 4 falsas reformas democráticas, sino por el circo romano confrontacional Ejecutivo-Legislativo que la prensa relacionada al ICIJ, Rockefeller y Soros ha montado tan rústica y efectivamente.

Esas muchedumbres que han votado para que siga habiendo Congreso y no se implemente un Parlamento, y a la vez han votado porque los inexistentes parlamentarios no se reelijan. Esos votantes han renunciado a portarse como ciudadanos y como consecuencia serán los próximos súbditos de un nuevo orden mundial totalitario.

Iván Oré es abogado. Premio I Concurso Investigación Convención Nacional Derecho Constitucional (CONADEC2003).

Artículos relacionados

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

también puedes ver

Close
Close