URGE NUEVO PRESIDENTE DEL CONGRESO QUE DIALOGUE Y CONCERTE

Ante inminente salida de Salaverry, analista Víctor Hugo Quijada señala que el primer poder del Estado requiere un cambio de timón para cumplir su rol democrático

Una de las razones que hacen imperativa una mesa directiva dialogante y concertadora en el Congreso es la agenda legislativa que queda pendiente para la próxima legislatura, y que, al igual que ahora con la reforma política, también necesitará construir consensos para lograr acuerdos.

Entre estos, está la segunda votación de la reforma constitucional en torno a los seis temas planteados por el Poder Ejecutivo sobre reforma políticas, los otro cinco o seis temas que formaron parte de la reforma inicial, y que no deben ser olvidados, además de una serie de normas necesarias en el plano económico, laboral, tributario y la modernización del Estado.

Fuerza Popular no debería presidir la mesa directiva, porque eso podría ahondar la percepción de confrontación entre el Ejecutivo y Legislativo, pero sí formar parte de ella en alguna de las tres vicepresidencias, en reconocimiento a que se trata de la primera mayoría, con 53 parlamentarios.

Pero sí es imperativo que integren la mesa, por el tamaño de su bancada y además porque esa presencia en la dirección del Congreso puede ser positiva. Siempre se va a requerir de su apoyo. Lo que necesitamos es la gobernabilidad, y como ellos tienen mayoría, cada voto cuenta.

Se reconoce el trabajo que realizó el presidente saliente, Daniel Salaverry, por las reformas aprobadas durante su mandato y la apertura a la formación de nuevas bancadas, a pesar de la oposición del fujimorismo, más allá de las investigaciones que debe afrontar individualmente.

Artículos relacionados

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Close