Noticias

TRES EXPRESIDENTES DEL TC DEJAN SIN PISO “CUESTIÓN DE CONFIANZA” DE VIZCARRA

Víctor García Toma, Ernesto Álvarez Miranda y Óscar Urviola Hani afirma que esa herramienta no aplica para exigir adelanto de elecciones, como plantean los allegados y “quaripoleros” del jefe de Estado

Pese a las versiones periodísticas y declaraciones respeto a que en el gobierno evalúan interponer una “cuestión de confianza” si el Congreso se demora en la aprobación del proyecto de adelanto de elecciones o lo archiva; tres expresidentes del Tribunal Constitucional (TC) afirman que esa posiblidad es inviable y que de proceder así, el gobierno estaría infringiendo la Constitución.

Entrevistados por el diario Correo, Víctor García Toma, Ernesto álvarez Miranda y Óscar Urviola Hani señalan que no es posible interponer “cuestión de confoanza” porque en esta ocasión el adelanto de elecciones se trata de una reforma constitucional, la misma que es potestad del Parlamento, que no está sujeto a mandato imperativo.

“La cuestión de confianza no puede referirse a reformas constitucionales, porque esta es exclusiva responsabilidad del Parlamento como poder constituyente; de tal manera que la confianza solo podría estar referida a leyes, como ya lo ha dicho el TC”, afirmó Urviola.

Aseguró que el Ejecutivo no puede observar las reformas constitucionales debatidas y aprobadas en el Legislativo puesto que así lo establece el artículo 206 de la Constitución.

En tanto, García Toma señaló que la cuestión de confianza es muy amplia pero no abarca a las leyes de reforma constitucional, estas son especiales y de distinto rango. “La Constitución establece claramente que el presidente de la República no puede observar el resultado de la iniciativa planteada por el Poder Ejecutivo”, sostuvo.

Ernesto Álvarez Miranda, expresidente del Tribunal Constitucional, aseguró que caso el gobierno quiera forzar la “cuestión de confianza” tendría que presentar un proyecto de ley que no tenga relación con reformas constitucionales y en un escenario en el que aquella propuesta sea inaceptable para el Congreso.

“Las leyes de reforma constitucional son exclusivas del Congreso; siendo así, el Presidente no puede vetar la ley aprobada o denegada en la reforma de la Constitución y, por tanto, tampoco podría forzar que esa ley fuese en determinado sentido”, detalló.

Artículos relacionados

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Close