Opinión

UN AÑO MÁS PARA ABIMAEL GUZMÁN

(The Pilot es un personaje de ficción, sus dichos y comentarios, no responden necesariamente a las opiniones de su autora.)
Youtube@ThePilotTv
Twitter@TwittThePilot
Facebook@ThePilotFace
Instagram@InThePilot

Hoy reviso con curiosidad las palabras que escribí hace un año por esta fecha, y veo que algunas cosas han cambiado pero otras aún no. El año pasado, el sector caviar y neo-comunista atacaba al fiscal Pedro Chavarry por oponerse a todo el aparato mediático de su conveniencia.

Hoy, el lDL de forma similar ataca al juez Villa Stein, en este caso, tan sólo por ejercer su libertad de expresión como ciudadano, mediante una opinión, una simple opinión que señala, que la ONG lDL “Debería ser investigada como presunta organización criminal”, por sus presuntos nexos con los gobiernos más corruptos en los últimos 19 años (Toledo-PPK-Los Humala).

Una opinión que muy probablemente la mayoría de ciudadanos despiertos comparten, algo “Vox Populi”, más que evidente. Por lo cual, es un disparate que se arremeta contra un juez y contra cualquier ciudadano por una cosa así, no cabe duda que esta gente va perdiendo cada día la cordura, estas querellas irrisorias no hacen más que confirmarlo.

El lado positivo, y que si ha cambiado, es que en el Perú se está empezando poco a poco a desarrollar una suerte de nacionalismo esperanzador, un espíritu patrio, que no sólo nos hace tomar el toro por las astas cuando bandas de delincuentes venezolanos intentan empoderarse en un país que no les pertenece, porque es nuestro, de todos los peruanos. Sino que también se va creando conciencia cívica acerca de lo que sucedio en los años 80’s e inicios de los 90’s, en cuanto a los trágicos años del terrorismo, en especial para las nuevas generaciones.

Veo con gusto como muchos jóvenes van tomando cuenta que no es divertido confundir en encuestas de TV a Abimael Guzmán con Miguel Grau, y empiezan a informarse sobre quien fue realmente aquel sujeto y llamarlo como lo que realmente es, el genocida comunista más mounstruoso que existió en toda la historia de nuestro Perú.

Hoy, un año después, con un análisis político más cuajado, puedo entender que respecto a Abimael, al Perú no le queda más que recordar sus atrocidades para que no pasen al olvido, y reflexionar, sobre la desgracia que representa aquel comunismo maoísta, lleno de odio irracional, que el psicópata de Guzmán profesaba, y con el cual infectaba, por medio de una putrida pseudo doctrina, las mentes de los jovenes en las universidades, pero sobre todo entender que un 12 de abril de 1992, se cometió un error y ese fue, perdonarle la vida.

Universidades tomadas por terroristas, fueron convertidas en “zonas liberadas”

Así como lo leen, uno de los más grandes errores de Fujimori fue dejar vivo a ese criminal, quien se llevó la vida de miles de peruanos, compatriotas nuestros, asesinados a sangre fría bajo el cochino “Pensamiento Gonzalo”. Abimael Guzmán, luego de juicio debió ser fusilado dentro de una carcel, por alta traición a la patria, entre otros delitos.

Pero no, Fujimori en aquel tiempo prefirió el cálculo político, ahorrándose en aquel momento un problema, el de salirse de varios tratados internacionales, que hoy constatamos son más que inútiles, pero generando muchísimos para el futuro, el propio, y el de los millones de peruanos, quienes en lugar de conmemorar su ajusticiamiento, conmemoramos su detención.

Jamás olvidemos que el peor enemigo del Perú, del patriota auténtico, es el comunismo, pero mayor enemigo que el comunismo, es quien sabiendo lo terrible que es y el daño que causa, lo financia. Ya que ni Abimael, ni Sendero Luminoso, ni el MRTA, ni hoy las ONG’s, ni aborteras, ni marchas ni “feministas”, que han reemplazado la desfasada “lucha de clases” por “lucha cultural”, se han hecho sólos.

Financista global del marxismo es visto como un peligro para varias naciones

Siempre hay una agenda “internacional”, un grupo de banqueros, de una sola nacionalidad, que los financia. Aquella mano negra, o aquella “Nariz”, que hurga donde no le compete y se convierte en no sólo en enemigo del país, sino en enemigo del mundo, un problema del mundo, como diría el buen Henry Ford, o como diría hasta el mismísimo Jesucristo, bien claro, en el último libro de la Biblia.

La operación “Victoria”, no fue una victoria, fue un triunfo a medias. De haber sido una victoria, hoy tendríamos limpio nuestro país, no sólo del comunismo, sino también de toda delincuencia y viviríamos en un Perú con relativa paz.

Se saluda el gesto de aquel entonces, de encerrarlo con traje a rayas como la bestia criminal que es, pero vayamos por más, por lo que en verdad necesitamos como nación, cerrar esa página y mirar hacia adelante.

Artículos relacionados

1 thought on “UN AÑO MÁS PARA ABIMAEL GUZMÁN”

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

también puedes ver

Close
Close