VIZCARRA PREMIA CON MINISTERIO A AMIGO QUE FRACASÓ EN EL MTC

Edmer Trujillo, exfuncionario con el que trabaja desde el Gobierno Regional de Moquegua, tuvo desastroso paso por la cartera de Transportes e incluso tuvo responsabilidad por muerte de 17 personas al autorizar inseguro terminal de Fiori

para los amigos todo, reza un conocido dicho, y parece que ello se aplica a Edmer Trujillo Mori, quien regrdsaa al ministerio de Transportes y Comunicaciones (MTC) pese a que meses atrás tuvo un desastroso paso en esa cartera y en cuya gestión ocurrió las tragedia del terminal informal de Fiori y se agudizó el conflicto social por la minera Las Bambas.

Según reseñó el diario El Comercio, en los doce meses que Trujillo estuvo en el portafolio se incrementó la expedición de licencias temporales para terminales de buses, la mayoría de los cuales eran sitios sin mínimas medidas de seguridad. Un total de 102 establecimientos consiguieron permisos para acoger a los buses, cifra muy superior a las de gestiones anteriores.

Entre estos locales, como se sabe, figura el garaje en San Martín de Porres donde el pasado 31 de marzo se incendió un bus y murieron 17 personas carbonizadas. Dicho local obtuvo un certificado del MTC emitido en julio del 2018.

En la gestión de Trujillo también ocurrió el escándalo de los brevetes, donde se entregaron esa clase de documentos incluso a personas clínicamente ciegas. Allí se responsabilizó a Paul Concha, exdirector general de Transporte Terrestre que había sido asesor legal de más de 30 empresas de revisiones técnicas y centros médicos para obtener brevete.

Asimismo, el conflicto social de Las Bambas se agudizó con Edmer Trujillo a la cabeza, pues en su gestión autorizó que se declare “vía nacional” una pista usada por la empresa a cargo del proyecto minero las Bambas para transportar minerales, incumpliendo los acuerdos originales que obligaban a otorgar un justiprecio a las comunidades posesionarias de los terrenos en los que se asienta la carretera.

Allí, Trujillo se comprometió a tramitar ante el Estado que se indemnice a las comunidades, algo que al final nunca ocurrió y eso terminó agudizando el descontento de las comunidades, que paralizaron las actividades en Las Bambas meses después.

Artículos relacionados

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Close