Opinión

TC IMPONE AL PERÚ UNA MONARQUÍA DICTATORIAL, EL CONGRESO NO SERÁ CONTRAPESO.

Por Ricardo Osores Plenge
Analista internacional
https://ricardoosoresplenge.com/

Hemos sido testigos de una resolución express por parte del Tribunal Constitucional (TC). Era evidente el resultado, el TC estaba dividido entre los pro y contra Vizcarra, el resultado evidenciado en un fallo televisado, uno en busca de rédito popular, lo que quita seriedad a la máxima instancia de justicia en el país.

Lo cierto es que se pudo votar declarando infundada la demanda competencial, y al mismo tiempo señalar parámetros que llenen vacíos legales muy graves y serios. Hoy estamos ante el asesinato de la Democracia, el TC ha consagrado la “denegación fáctica” como un hecho cierto. Lo grave es que pasaremos de una democracia a una monarquía, con un Congreso sin poderes, donde todos los contrapesos han sido groseramente cercenados.

Los miembros del TC que votaron en mayoría bien pudieron servir a Vizcarra sin poner en riesgo el equilibrio de poderes, donde Vizcarra podrá presentar proyectos de reforma constitucional, haciendo cuestión de confianza en mano. Pero ahora el Congreso quedará de adorno, estamos ante una monarquía dictatorial, erigida por una mayoría del TC pro gobierno, que solo ha servido a nuestro nuevo monarca Vizcarra. En la línea de sucesión se encuentran, Del Solar, Forsyth y Guzmán, con el aval de una prensa pordiosera.

El Congreso de la República ha quedado como mero adorno, donde los cambios a la Constitución serán raudos y con prisa. Es cierto que se necesitan 87 votos o dos legislaturas. Pero este plan siniestro de desarmar la estructura de poderes es demencial y viene cargado de múltiples peligros.

Magistrados dejaron inutilizado al Congreso por cálculos políticos

El Congreso ha pasado a ser una mera mesa de partes, un anexo de una monarquía, donde Vizcarra es el Rey y donde el apetito de poder será una verdadera maldición para el pueblo peruano. El objetivo será seguir desarmando lo poco que el Perú logro construir, donde nos hemos venido dando el lujo de desandar lo andado en los últimos quince años.

Vizcarra viene copando a diestra y siniestra las instituciones, con una prensa cómplice, vendida a las entrañas de la corrupción. Dejan al Perú al borde de un vacío, un precipicio mil veces mayor al actual. La economía no anda bien, la inseguridad jurídica se hará sentir. Los capitales son amantes de las democracias, ávidos de invertir si las condiciones se dan, y raudos para volar poniendo pies en polvorosa.

Un TC que ha convertido nuestra frágil Democracia en una dictadura y/o monarquía dizque constitucional, una donde los 130 congresistas serán tetelemeques que estarán como perros falderos al pie de Vizcarra, el nuevo señor feudal y todopoderoso de nuestro Perú.

No auguro nada positivo. Si acaso podían ayudar los precios de los minerales, en especial el cobre, hoy me atrevo a decir, que de no mediar reglas fijas que den el contrapeso de poderes, uno que no permita el abuso de ningún poder sobre el otro, el Perú se irá al infierno.

Con el novel Congreso que se avecina, los vientos apuntarán a cambios constitucionales. Será el desmembramiento de nuestra economía. La destrucción del Perú continua en marcha, a manos de una minoría que ha tomado el poder, con la complicidad de la prensa, y unas Fuerzas Armadas marcadamente izquierdistas cuyo rumbo será la destrucción, de todo lo andado. Hoy más que nunca el Perú se va directo y sin escalas al mismo averno. Qué manera de destruir un País.

Saquen ustedes sus propias conclusiones, que yo ya saque las mías. Hasta la próxima.

Artículos relacionados

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

también puedes ver

Close
Close