LUCIANA LEÓN CONTRATÓ A RATERO Y TRAFICANTE DE DROGAS EN SU DESPACHO

Hernán Morón, quien afronta cuatro investigaciones por asalto a mano armada y microcomercialización de estupefacientes, laboró como asistente en el despacho parlamentario de aprista

La exparlamentaria Luciana León, investigada por el Ministerio Público, contrató como asistente de su despacho del Congreso, en agosto del 2019, a Hernán Jesús Morón Peña, de 21 años, quien ha sido acusado de robo a mano armada y microcomercialización de drogas.

Un informe del diario El Comercio da cuenta de cuatro investigaciones que Morón afronta en la fiscalía, además de las actas policiales que detallan su participación antes, durante y después de que fuera contratado por la actual integrante de la Comisión Permanente en representación del Apra (aunque está con la militancia suspendida).

Seis meses antes de que se incorporara al despacho de León en el Parlamento, el 5 de febrero del 2019, Hernán Morón fue detenido por la policía en San Juan de Miraflores junto a dos amigos tras intentar fugar, según el acta de la intervención. A ellos se les incautó un arma de fuego con cacerina abastecida que le pertenecía a un policía en actividad del Callao.

Además, el 4 de agosto del 2019, Morón -según la denuncia policial- intentó robar la billetera del trabajador de un bar en Villa El Salvador. La víctima declaró que, al resistirse, Morón le lanzó un vaso de vidrio al rostro.

Cuatro días después de la segunda denuncia, el 8 de agosto del 2019, Luciana León envió una solicitud a Recursos Humanos del Congreso para que Morón ocupara una plaza de asistente en su despacho con una remuneración mensual de S/1.991.

Dos semanas después, el 27 de agosto, a las 9:30 p.m., Morón, ya como trabajador del Congreso, fue nuevamente capturado por la policía en Villa María del Triunfo (VMT) junto a un amigo identificado como Javier Hidalgo. Ambos fueron sindicados de robar equipos celulares portando un arma de fuego.

El acta 110 de la Policía Nacional describe que Morón y compañía se encontraban en una moto cuya placa había sido cubierta con cinta de embalaje para evitar ser identificada. Además, “se le halló un arma de fuego […] con número de serie” manipulado, y el celular de una joven de 22 años, presunta víctima. Ella logró reconocerlos por su vestimenta debido a que ambos cubrieron sus rostros.

Artículos relacionados

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Close